¡Ay!, con lo que tu has sí­o

Cuando tienes una cara bonita la vida te sonrí­e (lo se por experiencia propia). Y luego vienen las fiestas, y los contratos que te apañan un par de años de existencia.