Galán de mierda del año: Marc Ostarcevic