Una auténtica diva nunca pierde la dignidad