“Las más elegantes” por Carlos Garcí­a Calvo

No, no, no, y no