Hoy, 9 de diciembre, hacemos nuestro programa desde la T-1 del Aeropuerto de El Prat, lugar hasta donde hemos trasladado el estudio de «Flash&Busted» para despedir a Christian, que se nos va a luchar contra el ISIS y, ya cuando vuelva de Siria, a unirse a los «chalecos amarillos» a París:

  • Repasamos la entrevista que Gaby Spanic concede a la revista «Tv y Novelas» donde habla abiertamente sobre qué piensa del futuro remake de «La Usurpadora», de la posibilidad de que Belinda interprete a Paulina/Paola en esa versión, del reciente robo en su casa y de sus «novios» (ejem).
  • Thalía se las prometía muy felices cuando fue con una amiga a ver «Ralph rompe internet» a un cine (o Dolby, según ella) de Miami. No sabía que le esperaba una sorpresa muy «disgostin» en la butaca… Como siempre, FNB va beyond y descubrimos quién ocupó esa butaca antes de que llegase Thalía.
  • El marido de Gloria Trevi se ve envuelto en tremendo escándalo en Instagram.
  • ¿Qué hay de cierto en los rumores que dicen que a Christian Castro, el hijo de Verónica Castro, le gusta mamar biberón? Él mismo nos lo aclara por boca de Niurka Marcos (sí).
  • En medio de la cruenta batalla que mantienen María Teresa Campos y su asistenta rebelde, Bigote Arrocet hace de jurado del certamen «Linda de España 2018» y aprovecha para presentar su colección de moda.
  • Os traemos en exclusiva al polémico Emanuel Andrade, el Paris Hilton chavista, ahora en el centro del huracán luego de que su padre, Alejandro Andrade, «El Tuerto», fuese sentenciado a diez años de prisión por todo tipo de corruptelas durante el gobierno de Hugh Chávez.
  • Janet Hubert, la tía Vivian de «El Príncipe de Bel Air», vuelve a la televisión, hecho que nos sirve para recordar su longeva rivalidad con su sobrino televisivo, Will Smith.

La semana que viene no tenemos «Flash&Busted» (*quépena*), pero eso no quiere decir que os vayáis a librar de nosotros: os esperamos el próximo 16 de diciembre con un especial dedicado a la esposa del examante futbolista de Rebecca Loos y de Ana Obregón.

Escrito por Chloe Sevigny

Deja un comentario