Descenso a los infiernos

Mickey Rourke fue todo un sex symbol en los ochenta. Y luego pasó lo que pasó (o sea, se pusieron en manos de un cirujano plástico de L.A). Lo mismo se puede decir de Patrick Swayze o del menos conocido Richard Grieco.