No te rí­as, que es peor