Y a petición popular, Lindsay Lohan inspira pena ajena en la Semana de la Moda en Parí­s