Hot Fug: Hugh Laurie

Qué de Fug tiene este hombre? (Aunque tal vez algunos se preguntarán que de Hot tiene este hombre…) Su pasado. Aquí­ donde le vemos con todo el aire sexy que le quiere dar a House, nuestro Hugh empezó con su coleguita de universidad siendo los Cruz y Raya ingleses. Su amigo Fry se merece un post para él solo, porque ahora es un gordito entrañable que presenta programas, y hace las versiones leí­das de Harry Potter.

_40057813_fryandlaurie_bbc_300í—220.jpg

Una maravillosa muestra del Show de Fry & Laurie aquí­.


Luego Hugh fue haciendo otras cosillas, series, pelí­culas, y con deb
ilidad por los papeles que le hací­an vestirse de payasa.

princegeorge.jpghugh_laurie_150.jpg

 

Y ahora mí­ralo en lo que se ha convertido ¡quien te ha visto y quien te ve!

hugh_12.gif

Y por todo lo que ha sido y lo que és, Isabel II le ha nombrado Oficial del Imperio Británico (Beckam, chúpate esa que todos sabemos que querí­as ese tí­tulo para ti). Y que todo este post es solo para enseñar la foto de mi í­dolo desnudito, tapándose sus cositas y paseando por a saberse dónde con sus pantuflillas de estar por casa…

facenaked2.jpgfortysomething552cp.jpg

Hugh, si estás leyendo esto, sólo quiero decirte una cosa: Please Sir, in the name of the English discipline, I’m a naughty girl, use your House’s cane and spank me hard!

Famosos:

Sin calzoncillos y a lo loco – Famosos desnudos y sin ropa

Hugh Jackman desnudo sin ropa, Kevin Costner desnudo sin ropa, Justin Timberlake desnudo sin ropa, el prí­ncipe Harry desnudo sin ropa y Jake Gyllenhaal desnudo sin ropa. Tomad, panchitos.

En FNB pensamos que ya basta de tanto cuerpo femenino, de tanta crica al aire, de tanto pezón, de tanta jamelga apretada. Y como en la redacción somos chicas heterosexuales (menos la Chise y Sun) y los que no somos chicas, hemos soñado con serlo desde pequeños cuando nos probábamos las medias de rejilla de nuestra prima la guarra, hemos decidido sacar del armario a esos famosos que gustan de ir commando o free balling por la vida. Vamos, como Britney Spears, Paris Hilton o Lindsay, pero con aquello moviéndose como si fuese la manga de un abrigo de pana.

Por cierto, no queráis saber en qué tipo de páginas de perturbados hemos tenido que entrar para conseguir estas fotos. Sólo os podemos decir que como el FBI rastree mi IP os quedáis sin un redactor de FNB. Tras esto, pasemos a ver paquetes.

El calor que debe hacer en Maui o donde sea que se grabe ‘Lost’ no impide a Matthew Fox  salir a correr… o irse a practicar cruising, porque esas mayas de ciclista se las ha puesto con toda su mala intención. En la foto no se le ve el pene, pero gracias a la lycra en una rueda de reconocimiento reconocerí­a su pene antes que al mí­o.

Si alguna vez habéis soñado con el desorbitado pénex de Jake Gyllenhaal sin ropa ahora es el momento de acabar con esa fantasí­a. También acabad con esas en las que sus testí­culos eran tan grandes como balones de playa de la Nivea.

Otro aficionado a marcar bulto, con o sin ropa interior, es Kevin Costner. Nos dará grima o no, pero hay que reconocer que si alguien puede ir commando con la cabeza bien alta ese es él.

La cabeza bien baja es lo que podemos ver en la siguiente foto de Justin Timberlake.

El de al lado puede que sea uno de los Hanson, pero no vamos a constatarlo porque ninguno de nosotros quiere verle el paquete a una de la Hanson, ¿verdad?

Prince Harry nos tiene acostumbrados a toda clase de estupideces a lo pelí­cula de John Hughes, así­ que no nos extrañarí­a que eso que parece un pedazo de rabo sea en realidad, no sé, un bote de Raí¯d. O un montaje fotográfico. Si no es ninguna de estas dos cosas felicitamos a…a…bueno, yo que sé quién es su novia, no soy Odysseus.

Y os dejamos con una foto de Hugh Jackman  desnudo en Speedo secándose el sobaco. De acuerdo que tienes que ir commando con un Speedo, pero ponemos la foto porque queremos. Aunque, a decir verdad, nadie podrá confundir su paquete con un alijo de coca.

La cansina rutina de belleza del macho metrosexual

Queridos, a estas alturas todos nos preguntaremos por qué algunos individuos e individuas siguen estando en la lista de deseables, si todos sabemos que sin bottox, maquillajes varios o un outfit decente son peor que insignificantes. Daría la impresión de que nosotras, las mujeres, le debemos más al fond de teint, la mascara, el gloss y un acondicionador porqueyolovalgo, pero no olvidemos que, hoy por hoy, el macho metrosexual ha iniciado una rutina de belleza.

Veamos, por ejemplo, la siguiente imagen.

Adivina, adivinanza. ¿Quién es el supuesto macizo que se esconde detrás de estas pintas de gualtrapas? En este caso sus bermudas agujereadas y su camiseta informe son lo de menos. El hecho de que lleve calcetines naranjas es mosqueante, sí, pero lo verdaderamente intolerable de la imagen es el rollo higiene física que se percibe en ella. O sea, a ver. El pelo rizado y grasiento bajo esa gorra llena de manchas, la barba viscosa y mugrienta que espantaría a cualquiera, el cutis con exceso de sebo, y esas extremidades tirando a fondonas. Queridos, todo ello corresponde al pseudo sex symbol que responde al nombre de Heath Ledger. Que luego lo vemos así y nos lo creemos.

Y a mí me parece muy mal, porque si puedes ser así, ¿de qué vas yendo con esos bermudas, Heath?

El caso de Heath es claramente lo opuesto a nuestro siguiente ejemplo. Tomemos a Jude Law, que desde el rollo Sienna me hastía profundamente. La belleza física de Jude es bastante superior a la de Heath, diría yo, pero en sus tiempos pre-bob de Sienna iba y se plantaba así en público.

Que esto es como para decirle oye, Jude, que la Madre Naturaleza haya querido que te parezcas a una estatua renacentista no significa que tengas impunidad. Lo primero es que te estás quedando calvo de mala manera, y si no lo quieres aceptar, uno, te jodes, y dos, for the sake of our blog, no te hagas un brushing en el mismo estilista que Sienna que te deje el pelo en plan nido de golondrinas, que tienes una imagen que mantener y pasta suficiente para ello. Y además, never, never, vuelvas a ponerte un fulard vintage de Oxfam como si fueras uno de esos cincuentones que seducen a las quinceañeras. Que todavía tienes treinta y tantos, joder.