Comportamiento perturbado

Queridos, la siguiente imagen no es del primo malvado de Ronaldo emprendiéndola a paraguazos contra un coche.

Los lectores más avezados ya la habrán reconocido. Tened cuidado, queridos, no sea que nos parta la boca.

Ya es oficial: Brit is totally insane! Los medios están un poco alborotados con esta historia, pero todavía no me explico muy bien por qué. Tampoco es una estampa tan rara, ¿no? ¿Quién no le ha dado un par de paraguazos a un coche? Brit, sabemos que sólo te has rapado la cabeza porque quieres acaparar la atención de todo el mundo.

Así que dejemos de prestarle todavía más atención a nuestra maruja estadounidense favorita. Porque comportamientos perturbados y bad hair days hay para rato.

Por ejemplo, ¿qué ha incitado a The Hoff a travestirse y a gesticular como una cantante de ópera al lado de su silueta en Baywatch?

Sigamos, ¿qué se le ha pasado por la cabeza a Stallone para dejarse una mullet? Sly, sabemos que eres un ídolo de los ochenta, pero esto no era necesario.

Sharon consigue reunir los conceptos ‘comportamiento perturbado’ y ‘bad hair day’ en un todo inigualable e indisoluble. ¿Dónde empieza el uno y acaba el otro? Atención al lipstick verde.

Hacía tiempo que no hablábamos de Juliette y me parece fatal. Aquí la tenemos, dándolo todo en un concierto. Me fascina el bikini top con su cara andywarholizada. ¿Qué le diagnosticamos?

Orlanda ha aprendido el concepto bad hair day de su amiga Keira Knightley. En la foto no se puede advertir que lleva un cinturón anudado en cada rodilla.

Y por último, Paris también tiene bad hair days. Esta vez se le ha pasado ir a la peluquería del pubis.

Lots of love.

Bad hair day

Queridos, hay muchas maneras de encarar un bad hair day. Te puedes dejar ver con un maromo que tenga todavía peor pelo que tú, como Keira Knightley. O te puedes poner un trilby, como Sienna Miller. Puedes convertirlo en acto de rutina que enriquezca tu vida diaria, como Helena Bonham-Carter.

A Brit, como ya hemos visto, le dio por pasarse la maquinilla en plan teniente O’Neill. Cosa que no me pareció tan grave en un principio. Pero, de repente, observando las fotografías más recientes, tuve como un dejá vu.

Hay que tener balls para afeitarse la cabeza, pero eso no significa que cortes los bad hair days de raíz. Además, ¿qué te pones cuando tienes la cabeza rapada? ¿Ropa militar? ¿Vestidos de flores? Sinead O’Connor tiene varios años de experiencia y todavía no sabe con qué combinar una cabeza rapada.

No os preocupéis, eventually Brit saldrá de casa en bata con su cabeza rapada, pero por lo pronto, sabemos que ya se ha arrepentido. Por eso se ha dejado ver con una peluca modelo Doris Day y un infame vestido de Sandra Dee a juego.

Claro que a ver si nos creemos que sólo las marujas de Queens tienen bad hair days. Recreémonos ahora en el espanto que nos lleva Scarlett Yojanson, con ese rubio oxigenado que parece de coña y un hair do infame a juego con unas gafas que en su mente deben ser de secretaria guarrona, pero que a nosotros, en conjunto con el pelo, nos traen otro tipo de referencias fílmicas.

Nada más por hoy, queridos. No perdáis de vista vuestros anti-frizz, miracle masks, tenacillas o whatever os lleve al Olimpo del pelo ideal.

Lots of love.