Tú también puedes (intentar) arreglar tu cara de torta

Son muchas las razones por las que NO hay que operarse, queridos. Una de las más importantes es que una vez que empiezas es imposible parar. Que se lo digan a Pete Burns, que nos tiene más que acostumbrados a una imagen difí­cil de clasificar, tan extrema como andrógina.

Desde su aparición en el Celebrity Big Brother de 2006 es un habitual de cualquier tertulia donde se debata sobre surgeries y procedures. FNB recomienda la lectura en profundidad de su biografí­a, sabiamente titulada Freak Unique. En ella confiesa que participó en el mencionado reality para ganar un poco de pasta después de haberse arruinado pagando los tratamientos necesarios derivados del desastre causado por la explosión de sus labios y las sustancias que se filtraron en su organismo. Tela…

He de confesar que siempre me ha atraí­do la imagen de Pete, lejos de parecerme desagradable me ha resultado sofisticada e incluso elegante… hasta ahora.

2010 no ha sido un buen año para el Sr. Burns; y no entendemos su fijación por asemejarse a su eterno parecido razonable: la mismí­sma Cher.

Conviene aclarar que Pete Burns es el que aparece en la primera foto entre las dos frejjjcas, con una peluca   que ha cholao del camerino de la Pantoja y el vestido pearl vibrator.

Tras un tiempo desaparecido, Pete nos sorprende en el UK Morning con una imagen renovada; al parecer pasó el verano under de knife.

Muy mala idea lo de los pirsins en esa cara que parece decir: “Me he comido a Falete repelando y tó…”

Pete no duda en declarar:

Cambiar mi cara es como comprar un nuevo sofá

Pues ese sofá debe ser de la serie Kutrelskí¥ del IKEA como mucho…

No nos explicamos como su marido se deja ver en público con él sin inmutarse. Seguramente Halloween en su pueblo era puro hard-core.

Sin los piercings y una buena iluminación Pete es un poquito menos grimoso aunque no deja de recordarme a una señora gorda y asiática.

En una de sus últimas apariciones los rasgos de su cara parecen más definidos; asegura además que no va a dejar de operarse. Que Margaret Thatcher nos pille confesaos!

Recordemos para finalizar un sabio consejo que nuestro special guest dedica a todo aquel que quiera escucharle:

Never marry an icon to get famous

Y es que a estrella decadente no hay quien le gane…

Lots of love, bitches!

K.

Famosos: ,