Y cuando no estás de vacaciones, ¿qué haces?

Hoy vamos a descubrir un nuevo parámetro de la vida social de la sociedad alta, de los high class, un tipo de famoso que no suele poblar demasiado la información rosa, pero que debe ser humillado de forma verdaderamente cruel.

Existe una franja social especialmente protegida y que vamos a destapar hoy en Fug And Busted, siempre a la vanguardia de las movidas. Una de esas protegidas que merecen ser arrastradas por los pelos a la opinión pública es una señora llamada Carmen Lomana. Antes de entrar en materia, mirémosle a los ojos:

Mostrar imagen

Es difí­cil, we know. Suele llevar gafas, su dinero le permite elegir marca, pero no le da el estilo, se disfraza de Anne Wintour y que salga el sol por Biarritz. Vamos a buscar otra foto, a ver si se le ve la cara:

Mostrar imagen

Tampoco. Vaya, mala suerte tenemos. No conseguimos saber si lleva lentillas o qué hostias le pasa con las gafas.

Hasta el momento, la hemos identificado claramente: es una ricachona elitista. Sí­, pero ella ha profundizado más en ese aspecto, ha tenido toda su puta vida para hacerlo, ya que es su oficio, ser rica. Y para no palmarla y que pase a la historia con su biografí­a en blanco, la sujeta se ha dedicado a coleccionar trajes de alta costura, para desgravar a Hacienda y para tener algo de qué hablar en sus aburridas fiestas de su puta casa de golf de  Fuenterraví­a donde toman cocktails de champán y cenan pastel de berenjena.

Fijaos en lo despectiva que puede llegar a ser:


Prefiero una persona educada de siempre, que ha sabido comer, ha tenido servicio en casa, con buena pinta, buenos genes, raza… Todo lo que marca la diferencia.

Tengo ganas de acelerar el artí­culo para llegar a La Escena, pero voy a incluir algo más de información, para analizar a esta tipa. Veamos un dí­a a dí­a en la vida de Carmen Lomana.

10:00h: Se levanta y desayuna las sardinas asadas con café de almendras que le prepara su menegilda.
11:00h: Se maquilla (a su edad podemos decir que se reconstruye) porque ha quedado con Cuqui Fierro para irse de compras por Serrano, pero Cuqui le llama y le avisa que no puede porque ha quedado con Josemi Sieiro, así­ que Carmen Lomana tira de agenda y se busca a otra amiga oxigenada para disfrutar su vida social:

Mostrar imagen

14:00h: llega agotadí­sima al portal de su casa, niega el saludo a su botones ascensorista utilizando sus gafas como escudo anti miseria y llega a casa, donde su jefe de cocina le ha preparado un exquisito menú que Carmen Lomana le sugirió al leer la sección de recetas del ¡Hola! (es lo único que lee).

15:00h: Carmen Lomana se toma su café, se sienta con su laptop a leer Fug And Busted.
16:30h: Enseguida vuelve a salir, porque esta noche tiene una fiesta y quiere probarse unos cosméticos nuevos que ha lanzado Shiseido. Por supuesto, con su suplente de Cuqui:

Mostrar imagen

17:00h: no están mucho rato, porque enseguida se tiene que marchar a un desfile en Cibeles, donde ha quedado con “los niños Ana Rosa” para ver un desfile de no recuerda ya ni quién:

Mostrar imagen

20:00h: Después de besuquearse con todo Dior, se escurre entre la multitud hacia la salida, donde la espera su chófer para llevarla a un sarao. Eso sí­, antes pasa por casa para cambiarse.

21:30h: llega a la fiesta de Suárez donde su mariquita coñazo que le sigue a todas partes, un tal Franchesco Preysler (una gorda homosexual masculino amiga de las famosas). Se hace una foto con él haciendo como que le da un beso (pero no demasiado profundo para no gastar su lápiz de labios en su grasienta piel):

Mostrar imagen

Y así­ es la vida de Carmen Lomana. Da para muchí­simo, como podréis comprobar. Y su nivel de vida es tan elevado, pero tan, tan, tan elevado, que su tren de vida la ha endiosado lo suficiente como para mirar por encima del hombro hasta un diseñador de moda como Christopher Bailey. Su cultura y educación le han empujado a escupir verdaderas joyas:

Este chico es totalmente working class pero es adorable y buena persona.

Flipante, ¿verdad? Está tan ida de la olla que también va por ahí­ diciendo que Yves Saint Laurent, en una colección inspirada en Rusia que hizo, le confeccionó un abrigo de piel para ella sola, anécdota que parece ser que ya la contó una loca de Park Avenue en el Vogue hace mil años.

A pesar de parecer tan flotante e inalcanzable, en alguna ocasión sí­ se ha equivocado con su Missoni y se ha equivocado al combinarlo con Chanel, quedando de esta guisa tan fugger:

Mostrar imagen

Hortera y mamarracha. Eso sí­, su relación con Chanel es tal (según ella), que la muy fantasma se ha quedado más ancha que otra cosa tras espetarnos esto:

Me fascina tanto  Chanel que me he hecho construir un ropero en casa sólo para colgarme ahí­ los trajes que tengo de esa firma.

Su naturaleza ignorante la convierte en una persona muy débil. Sólo su dinero le autoriza el poder tratar a los demás con desprecio, como sucede en este ví­deo, miradlo, pero fijáos en el segundo 00:22 al 00:23:

Ahí­ vemos a su compañera de compras suplente (bueno, se llama Luján Argí¼elles, pero para el caso xD), que parece no saber estar a la altura (habla en voz demasiado alta, trata a Carmen Lomana como si tuviese 10 años y le hace demasiado la pelota). Pero el detalle del segundo 00:22 impresiona a cualquiera. La forma de retirarle la mano, el gesto tan despectivo que hace en plan “quí­tame tus pezuñas sarnosas”, sumado a que, a pesar de estar completamente emperifollada, sale de la puerta excusándose por no estar totalmente arreglada, ¿será cerda?

Pues bien, aquí­ es donde llego al clí­max, al titular del artí­culo. Carmen Lomana es invitada a un desfile hace un mes, y se encuentra con la reportera Pilar Rubio de ‘Sé lo que hicí­steis’. Carmen Lomana se alegra, se emociona en plan “¡ahí­ va!, ¡mira quién está aquí­!”, pero pasa lo siguiente, para su desgracia:

[vimeo]http://www.vimeo.com/1897167[/vimeo]

¡Zas! En toda la boca. Impagable el momento donde Pilar le pregunta qué hace cuando no está de vacaciones, y antes de soltar lo de “de todo, como todo el mundo”, se traga la pregunta por sorpresa y emite un gesto parecido al que se pone cuando alguien se traga la punta de un zapato, si no habéis visto qué cara pone alguien en esa situación, aquí­ os lo agrandamos en formato GIF para que lo disfrutéis en bucle:

Mostrar imagen

Este ha sido el granito de arena que FNB ha aportado al destape del secreto mundo de la alta sociedad. En próximas entregas, quizá caiga Beatriz De Orleans, que esa es todaví­a peor y hay que darle de comer aparte, ya os explicaremos por qué.

Nos vemos en Zara, chicas.

CategoríasFug