Ugly Danny


Lo sentimos, hoy nos hemos levantado sin fotos o noticias nuevas de Britney o de Paris. Así que a la espera de que Britney sea vista alimentando a sus bebés con carne de ratas muertas vestida con un traje de piel humana, v
amos a llenar ese hueco haciéndole bullying a un hombre. Así también disimulamos un poco nuestra misoginia.

El buen gusto de la mujer inglesa media es algo que está fuera de toda duda. Pasad por alto todo lo que sabéis sobre inglesas borrachas en pubs de Gloucester. Las inglesas han elegido a Daniel Craig como el tío más cerdako del mundo (entendiéndose cerdako como tío bueno). A ellas se les suma la encuesta realizada por Durex donde nuestro Danny aparece como el primero de los más sexys.


No seré yo el que les lleve la contraria porque tengo la foto de Daniel Craig en bañador azul que le pego un yunque y no se cae, pero lo que nadie se atreve a decir es que Daniel Craig es FEO.

Ale, la primera en la frente. Los esquizofrénicos ya pueden ponerle cara a las voces de su cabeza.

Daniel debe cagarse en la madre que parió a los actos públicos porque en todos ellos tiene que sonreír y cada vez que lo hace las Olsen pueden jugar al escondite en los pliegues de su cara.

Ciertamente, la piel no es el punto fuerte de Daniel. Ni siquiera en su época pre-esteroides, cuando tenía cara de alimentarse de sangre humana.

Que te daban más ganas de darle un caldito que de moderle una teta.

“Pues nada, no sonrío’, piensa Daniel, “voy a poner cara de interesante”.


“’¡Mierda! ¡Me ha vuelto a salir la cara de pato homosexual!”

Diréis, pobre pavo, es que si sonríe mal, si no sonríe también. Y yo añado, si se deja barba también mal.

Daría lo que fuese para que nunca comiese huevos fritos delante de mí.


Pero no nos cebemos con el chico. No se puede negar que es generoso con su público. No tiene problema en enseñar a la primera de cambio sus nuevas tetas, que para algo se puso ciego de esteroides. Y quién dice tetas, dice pajarito.


Aquí nos asalta una duda. ¿Habrán tenido los esteroides ese efecto secundario tan famoso que tienen sobre los testículos? Veamos.


Claro, que con esos trajes tan petaditos que me lleva hasta Mary Kate Olsen marcaría paquete. Lo de los trajes es otro tema al que Daniel le tiene afición.


Con esos trajes con chaleco que se pone no sabemos si decirle que se aparte, que huele a naftalina o pedirle con voz de alumno picarón ‘Professor Craig, I’ve been a naughty boy, punish me hard”.


Los que lo prefieran pueden imaginarse que debajo lleva liguero y corsé. Que para algo es un señor inglés.

CategoríasFug