Qué fue de Baby Busted

Queridos, mientras preparamos el especial Nicole K. Queen of Botox, vamos a mostraros un par de imágenes superbusted de dos rubias y former sex symbols que ahora nos provocan escalofríos.

Sharon Stone siempre aparece en todas las Vogue como modelo de estar estupendísima a los cincuenta (according to Santa Imdb tiene 49 y me permito decir que de estar estupendísima nada, porque apunta maneras de señorona de cincuentaymuchos). En FnB hemos expuesto imágenes de Sharon sin filtrismo o photoshop que valgan, con pelo a lo nido de ratas y whatever. Parece que el espejo de Sharon lleva photoshop de serie, porque no se explica que haya decidido salir a la calle de esta guisa.

No sabemos quién es el hair stylist de Sharon de un tiempo a esta parte (¿el mismo de Josh Hartnett, maybe?), pero desde aquí pedimos que le despida ya, a él y a su colección de nidos de ratas. El conjunto gafas de sol y top podría haber estado muy bien si no fuera por lo que ya habréis observado desde el principio. Sharon decide imitar a Lindsay Lohan y sale a la calle sin sujetador, aireando unos implantes que la hicieron famosa en Basic Instinct pero que nos dan vergüenza ajena. Sharon, haz como Sean Connery y envejece con dignidad. Cogno.

Meg Ryan es sólo cuatro años más joven que Sharon (45) pero ya lleva unos cuantos muy busted, y nos extrañaría que le dieran otro papel que no fuera la voz en una producción de Pixar. La siguiente imagen me horroriza profundamente, no especialmente porque Meg haya salido de hacerse un peeling con ácido glicólico or whatever, y le haya quedado textura de cerdita Peggy, sino por la conjunción silicona-colágeno-botox que le hace esa forma tan rara de cara que jamás nos explicaremos.

Y para que no nos olvidemos de otro rey busted, ahí va una nueva imagen de Mickey Rourke, otro former sex symbol de los ochenta. Atención al mensaje de la gorra.

CategoríasFug