Padres contra la celulitis

Las tí­as tienen en la celulitis a su peor enemigo. Y es un problema que, cuando te pilla, ya no puedes escapar. Por muy alta que sea tu cuota de socia a Avon, por muchas contraportadas del ¡Hola! que leas, es casi imposible evitar que a las mujeres se les ponga el culo como una pasa.

Siempre lo puedes acabar disimulando, como hace Eva, que ha visto a un papzzi en el horizonte y ha empezado a hacer los ejercicios de mujer sana, vitales para sentirte natural, plena contigo misma, con tu librito de autoayuda y… Bueno, en realidad parece gilipollas, la foto no da para más:

Mostrar imagen

Lo mejor para ser campaña de una asociación contra el cáncer, es que te pillen en la cubierta de un yate poniéndote ciega de ultravioletas.

Pero ese no es el tema. Si Eva va a morir calcinada en su yate (no hay forma más estupenda de morir para una famosa), es bronceador de otra espalda. A nuestros lectores les interesa la carnaza. Tenemos una audiencia suficientemente cruel para disfrutar viendo el culo de una imagen de L’í“real sepultado por la… ¡celulitis!  

Mostrar imagen

Mostrar imagen

Y es que es inevitable. Es la prueba de fuego, las fotos de unas cachas son las que revelan qué famosas se han esforzado por lucir unas jamoneras tersas en cada operación biquini. Y Eva no lo ha conseguido.

Para contrarrestar la decepción, mostramos un ejemplo de cómo mantener a la celulitis a raya. Que tendrás más mala hostia que Isabel Gemio, habrás partido el Iphone 3G en la cabeza de más de una esclava, tendrás fama de empujar a tus compañeras en el backstage pero, al final, la verdadera lucha se materializa en fotos como la siguiente:

Mostrar imagen

Algún especialista, un doctor Cabeza, un Monereo, un quien sea, pero que alguien nos explique cómo se consigue ser negra, estar en las puertas de los 40 años y tener el trasero de Naomi. Porque, a su edad, cualquier negra ya está empezando a echar el famoso culo de elefante.

CategoríasFug