Me voy de… compras

Es lo que hace una star de la pantalla, la realeza o la música, cuando no tiene una criada que compre por ella.

Hace unas semanas, Jamie Lynn Spears salí­a de alguna tienda de Beverly Hills o wherever, equipándose con un taca taca para su futuro retoño. Que ni un traje premamá ni un chándal ni un nada, ¡una puta camiseta de Texaco y a tomar por culo!

Mostrar imagen

También va de compras nuestra amada Tori, ahora mismo su barrigón se encuentra localizado por el 90210 de Los Angeles. No se ha podido quitar la tripa de encima, después de parir a Stella Doreen (los nombres de hijos de famosos merecen artí­culo propio en el fugverso, I know), porque claro, tení­a que comer por dos. Y cuando se va al Xanadú de Los Angeles, la chiquita pues se mete entre tetas y espalda unos McFlurry, que ya quisiera para sí­ Nicole Richie (nos la imaginamos toda famélica mirando a Tori):

Mostrar imagen

Otra que sabe de esto más que nadie, es Sarah Jessica. Digamos que tanto Carrie como ella misma en la realidad, son una misma persona. Ella es su personaje constantemente. Es inevitable que la gente te pregunte por la calle si el  Rampant Rabbit funciona igual en funcionarias de la administración de justicia y relaciones públicas de discoteca. ¿Qué quieres, si sales a la calle con tu Balenciaga  comprado en el Zara, unos Blahnik y una bolsa del Dean & Deluca?

Mostrar imagen

Y cerramos con Elizabeth queen of England and Great Britain of all saints, que ¡oh! Se ha quitado los guantes. ¿Irá a comprarse otros? ¿Qué guantes usa para fregar? ¿Usará sus white gloves para pasar el dedo í­ndice por la campana extractora real? ¡Reality para Elizabeth ya!

Mostrar imagen

Andaycosjodan“.