Lo que hay que aguantar

Mariah Carey es una de nuestras cantantas favoritas, nos apasiona oir su voz rompecristales, su timbre chillón y sus gorgoritos, sus putos micrófonos con diamantes y todo ese glitter que tanto le chifla. Vale, si eres su fans, la adorarás, pero ¿hasta qué punto? ¿Qué estarí­as dispuesto a hacer por ella?

Mariah Carey fat dancing

¿Sostenerla, por ejemplo?

Mariah Carey fat dancing

¿Y si, además, te pide que la levantes como la virgen de Rocí­o De Triana? ¡Aaaaupa!

Mariah Carey fat dancing

Ahí­ tenéis a Santa Ceporra siendo alzada en procesión por dos sufridos bailarines, que fueron costaleros antes de llegar a este punto de su carrera. Eso sí­, tienen su lí­mite, sólo fijaos en la cara del de la derecha, se está acordando de cuando su madre le dijo “¿Bailarí­n? ¡Jodido maricón! ¡Calla y ponte a hacer oposiciones!“. Y razón que tení­a Mary Clarence Jackson (o como se llame su madre), ahora este pobre chico serí­a funcionario de prisiones, y no tendrí­a que estar ayudando, literalmente, a elevar estrellas.

Mientras tanto, en algún momento del pasado, en Wichita…

Mary CareyUna jovencita Mary Carey intentaba meterle en la cabeza el concepto de ser “senador” a un actor porno en miniatura.

CategoríasFug