Keira y su extraña obsesión

Queridos, es una verdad universalmente conocida que todo el mundo tiene una prenda fetiche, si no varias. Por ejemplo, Helena Bonham Carter podría confesarse adicta a los vestidos de grannie que compra en Oxfam, Nicole Kidman a los vestidos de encaje que se confunden con el color de su piel y que le hacen cara de Bette Davis en ‘Qué fue de Baby Jane’, Scarlett Johansonn a cualquier cosa que le permita enseñar tetas y así sucesivamente.

La prenda fetiche de Keira son los cinturones.

La extraña obsesión de Keira empezó a hacerse pública hace varios meses, cuando ella aún no se había plantado las extensiones y aparecía en público con Daniel ‘007’ Craig. Por cierto, prestad atención a la expresión tepartolaboca de Craig.

Podríamos ser muy crueles para con Keira y decir, por ejemplo, que todavía no se ha visto un par de jeans que le favorezcan y que no sabemos qué demonios lleva colgando por encima del top, un foulard o una rebeca, o qué, y también suplicarle que cambie de una vez su pose fruncelabios, que ya nos tiene a todos hasta el mimi, pero vamos a obviarlo y a centrarnos en el elemento dominante de su outfit. ¿Por qué Keira se ha plantado ese cinturón debajo del esternón? Sospecho que la razón es ceñirse un poco el top a la cintura, o a cualquier parte, y darle un poco de forma a su cuerpo de spaghetti.

En la siguiente fotografía descubrimos a nuestros viejos conocidos de la imagen anterior… No sólo el cinturón en si mismo, sino también los colgajos (léase accesorios). Pero esta vez combinados con uno de esos vestidos polka dots que a mí, personalmente, me dan escalofríos, pero debe de ser porque me connotan más Lola Flores que Jackie Kennedy (que, por cierto, siempre me pareció una petarda). En fin, al margen de que los polka dots sean un gran no-no, Keira se planta el vestido con unas botas ugg y se queda tan pancha.

La siguiente imagen nos muestra a Keira en una actitud supernatural, o sea. La parte de debajo de su atuendo es obvia e increíblemente desfavorecedora, pero la parte de arriba es un misterio. Nos da la impresión de que lleva un top negro, otro gris absolutamente informe y una chaqueta de lana super grannie. Como toda la vestimenta está combinada sin seguir las leyes del layering (algunas creen que si te pones a superponer vas a ir divina anyway), para marcar formas Keira recurre a (¿lo adivináis?) un cinturón… Perdonadme, pero ni Keira tiene formas que marcar ni hay lógica alguna en ese cinturón en ese momento determinado. Y además, no se puede llevar un bolso de asa corta con todas esas capas que lleva, para parecer un tonel informe. Cogno.

Pero ese cinturón, y esa chaqueta de grannie, y esa bangle dorada multiplicada por dos, y ese bolso de asa corta, aparecen en nuestra siguiente imagen, donde Keira aparece hablando con un Orlando lookalike cruzado con el primo de Willy DeVille. Lo preocupante es esa cosa floreada que lleva Keira. Si hubiera sido un vestido hubiéramos tolerado su atuendo, incluso a pesar de las medias oscuras y tupidas y las sandalias de plataforma. Pero es que, horror, ¡es un mono! ¡Un mono floreado! Ved como se ciñe a sus muslos. ¿Qué diseñador en su sano juicio puede crear eso en el siglo XXI? Keira, ¿has vuelto a ir a Oxfam a revolver en el cajón de las grannies? For God’s sake, y la muy petarda sigue colocándose el cinturón.

CategoríasFug