Francamente, queridos, me importa un bledo

Scarlett Yojanson me aburre profundamente. Aparte de que su estilismo es tan de putón barato, su presencia en todas las revistas poniendo cara de guarra es demasiado redundante. Pero lo que de verdad me exaspera es el rollito star-años 50 que alguien le ha querido colocar y ella se cree constantemente.

Desde aquí imagino a su estilista, or whatever, coleccionando cualquier modelito con vagas reminiscencias a lo Marilyn y plantándoselo a Scarlett. Y entonces, de repente, nos la encontramos con los morros pintarrajeados (un must superYojanson), los rulos puestos, un sujetador blanco sobre camiseta negra y los bluejeans estilo Marilyn que son un gran no-no en los tiempos que corren si no quieres acabar pareciendo una retarded cualquiera. Pero ella va y se sigue creyendo sexy.

Y posa para las revistas con su mejor caradeguarra y vestida con encaje negro y con este par de calcetines de abuela que le acentúan la celulitis de la rodilla y una pose ridícula y linamorguiana.

Pero, como ha sido elegida la mujer más sexy del mundo también se dedica a ir de parties para demostrar que sí, que es verdad, no sea que Christina Aguilera le arrebate el trono.

No queremos ensañarnos con el vestuario de slut de Scarlett, porque sabemos que ella también puede ir mona y discreta.

Lástima que su empeño en enseñarnos la parte trasera de sus muslos evidencie su celulitis.

Lots of love, como siempre

CategoríasFug