De cómo el alcohol puede convertirte en una ‘fugger’

Puede que vayas a una fiesta y te creas que eres la más fastuosa del mundo sólo por el hecho de llevar un vestidito de Valentino o un bolso de Dior, pero, querida, si te pasas con las copichuelas y empiezas a sacar los pies fuera del tiesto lo más probable es que acabes inmortalizada como una ‘fugger’ cualquiera por mucho dinero y mucha joya que lleves encima. Veamos unos sencillos ejemplos:

En primer lugar tenemos a la de siempre en una de sus fiestas de siempre. Y lo peor no es ese look con diademita de strass como las que tiene mi madre de recuerdo de cuando fue la reina de las fiestas de su pueblo (cierto!), ni esa anorexia incipiente de la que hablaba Sunsie hace unos días; lo peor es que una vez más se ha pasado de la raya y de los Cosmopolitans y al final la podemos ver de esta guisa y haciendo el tonto:

Otro ejemplo es el de una de las amiguitas de Paris, la loca de Tara Reid, que se está haciendo más famosa por sus memorables borracheras que por ser actriz…o lo que quiera que sea. Lo cierto es que el pasarse con el calimocho (ella es fug hasta para beber) puede arruinar cualquier ‘look’, como este de Tara, que osó combinar una minifalda vaquera con tremendo ciego, quedando para la posteridad estas escenas impagables:



Páralo Pol!! Páralo!!


Por último, no podríamos dejar de hablar de ELLA, la más ‘fugger’ de entre las ‘fuggers’, de la que tendrían que aprender borrachas como vosotras. Porque chicas, nunca le llegaréis a la suela de los zapatos a esta que, para hacer lo mismo, no necesita que la inviten a ninguna fiesta pija. Aquí la tenemos bebiendo vino de garrafa mientras se toma el menú del día en un restaurante cualquiera, vestida y peinada para la ocasión y cantando, que es lo suyo.


”Oops, I did it again”

Decididamente: ¡¡Britney, te adoramos!!

CategoríasFug