Comportamiento perturbado

Queridos, la siguiente imagen no es del primo malvado de Ronaldo emprendiéndola a paraguazos contra un coche.

Los lectores más avezados ya la habrán reconocido. Tened cuidado, queridos, no sea que nos parta la boca.

Ya es oficial: Brit is totally insane! Los medios están un poco alborotados con esta historia, pero todavía no me explico muy bien por qué. Tampoco es una estampa tan rara, ¿no? ¿Quién no le ha dado un par de paraguazos a un coche? Brit, sabemos que sólo te has rapado la cabeza porque quieres acaparar la atención de todo el mundo.

Así que dejemos de prestarle todavía más atención a nuestra maruja estadounidense favorita. Porque comportamientos perturbados y bad hair days hay para rato.

Por ejemplo, ¿qué ha incitado a The Hoff a travestirse y a gesticular como una cantante de ópera al lado de su silueta en Baywatch?

Sigamos, ¿qué se le ha pasado por la cabeza a Stallone para dejarse una mullet? Sly, sabemos que eres un ídolo de los ochenta, pero esto no era necesario.

Sharon consigue reunir los conceptos ‘comportamiento perturbado’ y ‘bad hair day’ en un todo inigualable e indisoluble. ¿Dónde empieza el uno y acaba el otro? Atención al lipstick verde.

Hacía tiempo que no hablábamos de Juliette y me parece fatal. Aquí la tenemos, dándolo todo en un concierto. Me fascina el bikini top con su cara andywarholizada. ¿Qué le diagnosticamos?

Orlanda ha aprendido el concepto bad hair day de su amiga Keira Knightley. En la foto no se puede advertir que lleva un cinturón anudado en cada rodilla.

Y por último, Paris también tiene bad hair days. Esta vez se le ha pasado ir a la peluquería del pubis.

Lots of love.