Me voy de…. playa (en Navidad)

Ahora que hemos arrancado el año con fuerza, vamos a retomar esta humilde sección de ‘Me voy de…‘, con la que no sabí­amos qué hacer ya xD Y como hemos visto un desmesurado material de famosas en bikini estos últimos dí­as, vamos a meterlos con calzador en esta sección para darle algún sentido.

Una vez excusados, vamos a entrar en materia playera. Como es habitual cada año, si tienes pelas, la mejor forma de pasar una Navidad y un Año Nuevo y esos asuntos es haciendo una operación bikini en cualquier playa de St. Lucia o St. Bart, alguna playa tropical con nombre de santo, no vale la playa del Mojón en Murcia o El Rebollo de Guardamar, no.

El año nuevo nos trae unas felices capturas de Wino reintroducida en la vida social, con un aspecto mejorado y con venazo futbolero. Mirad, mirad qué felicidad invade su nuevo estilo de vida. ¿Alguien olí­a ya las cenizas de Amy?

Amy Winehouse

Amy Maradona

Si se quitase el cordón de oro y la sombra de ojos, serí­a ya la bomba, vamos. Y vaya mierda de playa la de Santa Lucia, ¿dónde coño está el sol y el calor? Si hasta parece que sea una playa plantada en mitad de Candem.

Ahora sí­ veremos sol, pero no os imaginéis una estampa bucólica. Ya habéis visto la foto, así­ que a la mierda: es Star Jones, ¡qué pasa! Otra que va sencilla a la playa, sin anillos ni pendientes, comodidad absoluta.

Star Jones

Vamos a pensar que los mejores estilismos sólo los ves cuando tienes un buen par de tetas. Entonces, ¿habrá escogido Kim Kardashian un buen bikini?

Kim Kardashian

Tampoco. Vulgar, como ella sola, celulí­tica y lechera. Como decí­a mi abuela,

teta que mano no cubre, no es teta, sino ubre.

Todo dicho, KimKa. Antes he reflexionado sobre llevar maquillaje a la playa, ¿realmente es innecesario? ¿Qué elegirí­ais vosotras? ¿Maquilladas en la playa o ir en plan Chloë Fugvigny?

Chloe Sevigny

Chloe Sevigny

¡Toma gafas! ¡Toma bronceado! ¡Toma playa! Coñosudismo total, y que me critiquen en FNB, así­ se envenenen con su propia saliva esas putas zorras.

Ella es Chloë, y es así­. Es la Eva de lo fug, el antiestilismo natural nació con ella, es algo innato que demuestra en cada fotografí­a. ¿Que me invitan a la Victoria’s Secret Fashion Show? Pues que le den por culo a los modelis petardos de pijas absurdas, yo con mi moda me visto toda:

Chloe Sevigny
Y pelillos a la mar, que dice Carmen Hornillos. Dejamos St. Lucia, St. Bart y Miami para marcharnos al punto del universo más verdaderamente playero y apetecible, Hawaii, donde nos espera Nicole Richie cámara en mano:

Nicole Richie

Yé, prima! No veo un pijako con estas gafas, pero lagua está tó frí­a, sabes o k loka?

Aunque Nicole se crea Brigitte Bardot en los 60, no puede logarlo auténticamente con una cámara digital en la mano, y es que el consumismo tecnológico nos impide disfrutar de la playa como se hací­a antes. Y, si no, que se lo digan a Lindsay:

Lindsay Lohan

¿Es que no se puede  soltar el jodido móvil ni para irse al mar? ¿Y a qué va a Miami beach en nochevieja?  ¿Tan buen tiempo hace? Si, en diciembre, Benidorm no se puede ni pisar =S

Lidnsay Lohan

Esto ya va pareciendo un puto anuncio de Ray Ban. ¡Pero si no hace ni sol, coño! Donde sí­ hace sol es, ¿sabéis dónde? En esta playa:

Donatella Versace

Donatella es, quizá, la única de todas que ha elegido un buen bikini. Quitando lo escandaloso que es llevar encima todo el bronceado de la costa azul, hay que tener especial reparo con las tetas. ¿Merece la pena operarse las tetas cuando eres mayor? Son como dos placas ahí­ puestas que permanecerán en la tumba cuando alguien la profane. Estará el ataúd lleno de polvo, con el esqueleto ya desintegrado, pero se quedarán las dos pastillas de silicona resistiendo al paso del tiempo y ofreciendo nuevas incógnitas a los arqueólogos del futuro.

Y ya que estamos en el Valle de los Reyes, Giorgio:

Giorgio Armani

Giorgio, al menos, lleva su cuerpo y su bronceado con algo de dignidad, aunque le haga un fuerte contraste el pelo blanco, como a Donatella. Eso sí­, la cara de calavera, tampoco se la quita ni el doctor Chams.

No os olvidéis de votar en los Fug Awards 2008, a las 23:59 cerramos las lí­neas, niños y niñas.

Laboratory Pipol vol. 2

Hoy vamos a retomar un artí­culo que quedó pendiente de una segunda parte en el pasado. Hace dos años, Sunsie Hartford publicó una densa lista de rinoplastias y bottox faciales. Se llamó ‘Laboratory Pipol vol. 1‘.

Hoy, ofrecemos una segunda parte con imágenes de otros tantos famosos que se han quedado en el tintero.

1. Paris Hilton. La Heredera es lo que es gracias a su nariz, sus polvos Nars y sus Ciba Vision Elegance. Rinoplastia:

Mostrar imagen

2. Salma Hayek. Era una adolescente fan de ‘Al salir de clase’ súper fan de Mónica Estarreado. Se cambió la nariz para ser como ella. En realidad, la de la derecha es la propia Mónica Estarreado. Rinoplastia:

Mostrar imagen

3. Lisa Rinna. La sustituta de Hunter Tylo en ‘Melrose place’ no pudo ser mejor. Los productores tiraron a esta:

Mostrar imagen

para poner esta otra:

Mostrar imagen

Se ve que era realmente necesario mantener un personaje que tuviese los morros excesivamente colagenados, y cuando Hunter se quedó preñada, la sustituyeron acertadamente por Lisa. Para homenajearla, podrí­amos llamar a la operación de estos caracterí­sticos morros, una rinna-plastia (hah, hah, hah).

4. Jennifer Lopez. Otra rinoplastia (mejor dicho, ¡una nariz completamente nueva!), y puede que no mucho más, aparte de un estilismo nuevo.

Mostrar imagen

5. Fergie. Una bella promesa que tení­a una bonita cara en su juventud, la cual ha cambiado por la de una prostituta sacada del Sunset Boulevard. Rinoplastia:

Mostrar imagen

6. Courtney Love. No sabemos exactamente con cuál de las dos estampas quedarnos. Lo que nos ha quedado claro es que nos alegramos de no estar en su pellejo. Destrozaplastia:

Mostrar imagen

7. Star Jones. Aunque no os lo creáis, las dos mujeres son la misma persona. Digamos que antes era una Marí­a Del Monte del gospel, y ahora es una reencarnación de sí­ misma en una nueva vida. Liposucción:

Mostrar imagen

8. Jessica Simpson. No sabemos exactamente qué se ha hecho en los labios, pero antes tení­a una cara de loca sólo comparable a la inigualable Missi Pyle:

Mostrar imagen

¿Que no sabéis quién es esa tal Missi? Si habéis visto ‘Charlie and the chocolate factory‘, quizá recordéis el excéntrico personaje de la madre de la niña rubia repelente, que era dos veces más repelente que su propia hija. Fijáos en cómo era Jessica Simpson antes, y en este fotograma de la pelí­cula de Tim Burton, donde aparece Missi:

Mostrar imagen

Digamos que su cara de stalker borderline de frente aliení­gena nos recuerda a Amaparo Larrañaga y íngeles Martí­n a partes iguales. Si Jessica no se hubiese tocado los morros, serí­a tan entrañable como nuestra querida Missi.

9. Antonio Sabato. En los comentarios de la primera parte del artí­culo, Elmie mencionó el cambio de este actor, y hemos investigado. Rinoplastia y peinadoplastia:

Mostrar imagen

Un pequeño retoque de nariz, un peinado nuevo, un bronceado y no te reconoce ni tu madre.

10. Tom Cruise. Añadimos un hombre más a la lista, Tom, que ha conseguido sobrecogernos al descubrir que ha tenido tres narices:

Mostrar imagen

En ambas imágenes, vemos que conserva la misma forma del rictus de la boca hasta su horrible nariz. Pero no es hasta que lo vemos de frente cuando vemos el auténtico cambio. Rinoplastia:

Mostrar imagen

11. Nicole Kidman. Y pasamos de Tom a su ex. Esta mujer necesita un seguimiento de cerca en cuanto a su frente se refiere. Cada dí­a crece más, y más y más, y se pone más y más bottox. Deberí­amos verla con 20 o 30 años más para mirarla desde detrás de la silla aterrorizados. Rinoplastia, piñoplastia, pómulos y bottox:

Mostrar imagen

12. Melanie Griffith. Terminamos con la señora Banderas, que era realmente guapa, tení­a unos labios estupendos y habrí­a podido mantener su belleza natural dignamente sin haberse hecho nada, pero se equivocó. Quizá es uno de los ejemplos más veteranos y claros de unos labios horribles. Morroplastia:

Mostrar imagen

Siendo hija de quien era, por culpa de su adicción a las pastillas, su operación de labios y su boda con el actor español más insí­pido, ha estropeado la que podí­a haber sido una gran carrera cinematográfica.

Ya sabéis de qué van estos artí­culos. Las narices, quizá, pero nunca os toquéis los labios, sólo le salió bien a Michelle Pfeiffer.