Dramazo: Samantha Fox tiene la rabia

La propietaria de los pezones más reconocibles de todo taller mecánico que se precie, la inspiración eyaculatoria de generaciones, la dama de la canción y las hombreras con strass, Samantha Fox, tiene la rabia. Fug And Busted conmocionado.

No nos interesa nada lo que le haya pasado a Lindsay Lohan, como si se muere de aburrimiento lijando los barrotes de Alhaurí­n de California. Tampoco nos interesa el mundial de fútbol, sólo sabemos que Nathalie Seseña ha marcado un gol a Alemania, cosa por la que le felicitamos.

nathalie_sesena_carles_puyol

Bien, hecha la nota de rigor, pasemos al drama de la semana: Samantha Fox ha contraí­do la rabia.

Me da rabia que siempre saquéis la misma foto de mí­

Os ponemos en situación: Samantha Fox, estrella de la canción. Sale de un restaurante en Tailandia y se pone a dar de comer a un gato salvaje. Acto seguido, este animal le pega un muerdo y le contagia la rabia. Cruda historia. Ni en las más locas historias de Mr. Bean, Louis De Funès, Peter Sellers o el show de Arévalo, se habrí­a dado tal situación.

Pero nuestra Xena calienta pollas no se detiene. Es probable que su guarrismo sea tal que haya sentido un orgasmo al ser penetrada por la antirrábica, puesto que aún volverí­a a repetir la situación.

Ahora, para ilustrar, os dejamos un par de fotos de esas del Daily Mail para que os hagáis un estado del fí­sico de Samantha en los últimos años:

Sí­, es carne de reality show, como no podí­a ser de otra manera. ¿Qué otra salida de te queda a estas alturas de tu vida si de joven fuiste te dedicaste al show? Algún dí­a, analizaremos la madurez decadente de las estrellas de la canción porno, como Samantha, Norma Duval… Y esas gentes. Pero, antes, os informaremos del relanzamiento de su carrera musical con su villana, Sabrina:

Delicia para melómanos.