Tú también puedes (intentar) arreglar tu cara de torta

La enésima transformación de Pete Burns

Son muchas las razones por las que NO hay que operarse, queridos. Una de las más importantes es que una vez que empiezas es imposible parar. Que se lo digan a Pete Burns, que nos tiene más que acostumbrados a una imagen difí­cil de clasificar, tan extrema como andrógina.

Desde su aparición en el Celebrity Big Brother de 2006 es un habitual de cualquier tertulia donde se debata sobre surgeries y procedures. FNB recomienda la lectura en profundidad de su biografí­a, sabiamente titulada Freak Unique. En ella confiesa que participó en el mencionado reality para ganar un poco de pasta después de haberse arruinado pagando los tratamientos necesarios derivados del desastre causado por la explosión de sus labios y las sustancias que se filtraron en su organismo. Tela…

He de confesar que siempre me ha atraí­do la imagen de Pete, lejos de parecerme desagradable me ha resultado sofisticada e incluso elegante… hasta ahora.

2010 no ha sido un buen año para el Sr. Burns; y no entendemos su fijación por asemejarse a su eterno parecido razonable: la mismí­sma Cher.

Conviene aclarar que Pete Burns es el que aparece en la primera foto entre las dos frejjjcas, con una peluca   que ha cholao del camerino de la Pantoja y el vestido pearl vibrator.

Tras un tiempo desaparecido, Pete nos sorprende en el UK Morning con una imagen renovada; al parecer pasó el verano under de knife.

Muy mala idea lo de los pirsins en esa cara que parece decir: “Me he comido a Falete repelando y tó…”

Pete no duda en declarar:

Cambiar mi cara es como comprar un nuevo sofá

Pues ese sofá debe ser de la serie Kutrelskí¥ del IKEA como mucho…

No nos explicamos como su marido se deja ver en público con él sin inmutarse. Seguramente Halloween en su pueblo era puro hard-core.

Sin los piercings y una buena iluminación Pete es un poquito menos grimoso aunque no deja de recordarme a una señora gorda y asiática.

En una de sus últimas apariciones los rasgos de su cara parecen más definidos; asegura además que no va a dejar de operarse. Que Margaret Thatcher nos pille confesaos!

Recordemos para finalizar un sabio consejo que nuestro special guest dedica a todo aquel que quiera escucharle:

Never marry an icon to get famous

Y es que a estrella decadente no hay quien le gane…

Lots of love, bitches!

K.

Famosos: ,

Burns and busted

Existe una Ley Cósmica que pende sobre las cabezas de las celebrities made in UK, dispuesta a machacarlas a la mínima oportunidad. Es la Ley que incita a George Michael a churrupar penes en parkes cual bakala sin kely y luego quedarse sopa en su coche tras el porrete de rigor. Es la Ley que impulsó a Boy George a desarrollar tres papadas superpuestas y a acabar copiando estilismo a King África.

Y si un sepia como Boy George acabó así, miedo da imaginar el futuro del hombre al que Boy copieteaba con más voluntad que éxito: Pete Burns, cantante de los Dead or Alive.

En una época donde los niños gastaban tanto o más en laca que las niñas, Pete Burns llevó aún más lejos el término ‘andrógino’. Viendo su evolución estética hay momentos en que Pete talmente parece mi prima Alicia, aunque el hombre siempre ha mantenido que ni siquiera se considera travesti. Que él se pone esa ropa porque le mola y no hay ningún rollo sexual de por medio.

Es que si me apuras, hasta podemos vislumbrar la génesis de Mónica Naranjo, oxe.

El grupo de Pete Burns, los Dead or Alive, son basicamente conocidos por el eterno clásico ‘You Spin Me Round (Like a Record)’. En 1985 podías ver en el ‘Tocata’ un videoclip que merece ser rescatado del olvido en el que Petey perfomeaba like this:

Luego vino el proceso clásico de las ‘one hit band’ y todo el mundo se olvidó de los Dead or Alive hasta que volvieron en el 2003 con una nueva versión del tema, en el que Pete nos recibía con esta cara.

Si en los 80 Pete Burns era un andrógino espaviladillo, en los 00 es toda una tranny pero, insistimos, sin serlo (que es lo que nos fascina y enloquece). Yo de Pete no bajaría nunca las escaleras por delante de RuPaul…

El nuevo aspecto de Pete es definitivamente busted. En algunas fotografías, killer totales, parece una jodida muñeca hinchable.

Es más… incluso se comporta como una jodida muñeca hinchable.

Pero este aspecto tiene una razón bastante dramática. En estas páginas nos hemos reído mucho de cosas como el pezón chapucero de Tara Reid. Pero los carniceros plásticos metidos a carniceros han destruido más de una vida. Pete Burns ha contado recientemente su dramática historia en un programa llamado, fastuosamente, Pete Burns’ Cosmetic Surgery Nightmares (el video es para mayores de edad, por lo que hay que estar registrado y autentificado en Youtube para verlo).

Este documental es la consecuencia de la resurrección pública de Pete Burns, gestada en el ‘Celebrity Big Brother 2006’, en que se dedicó a sembrar la polémica con su lengua viperina y a sacudir los cimientos de la rosada nación británica al ostentar un abrigo hecho de piel de gorila (algo ilegal además de inmoral).

De hecho esa edición del Celebrity Big Brother (nuestro Gran Hermano VIP, pero bien hecho y con interés) debió ser divertidísima, ya que también estaba Dennis Rodman en la casa (what???) y al final ganó Chantelle, una rubia que ni era famosa ni era nada, que la metió la organización ahí en un gracioso ejercicio de autoconsciencia.

Como podéis imaginar, un personaje tan fug y tan busted grabado durante 24 horas puede dar mucho de sí. En FNB nos quedamos con esta imagen, que fuera de contexto resulta deliciosa, y aún más entrañable si tenemos en cuenta que el ridículo de rojo es un político inglés de seriedad contrastada.

De todos modos, como siempre hay un youtube para un descosido, aquí tenéis el video resumen que de los momentos más Burns del Celebrity Big Brother, aunque desde FNB recomendamos seguir el proceso completo de ‘eviction’, partido en tres partes.

We love you, Pete!!