Me voy de… Starbucks

Hace tiempo, en España, el teléfono móvil irrumpió en el escenario de los teatrillos que se montaban famosos y periodistas. El teléfono móvil llegó para quedarse, siendo usado como instrumento de defensa ante el acoso de los papzzi. Cuando llegaban Carmina o Antonio David a Barajas, se armaban con su teléfono simulando estar hablando con alguien, como escudo para escabullirse de las imbéciles preguntas que les lloví­an desde detrás de los capuchones de gomaespuma (micrófonos, coño).

En Estados Unidos, esta práctica no sé si llegó a existir, pero sí­ sé que allí­ son muy calculadores con las apariciones públicas. Allí­, la caza de famosos se practica de otra manera. El deporte tan popular en nuestra tierra consistente en preguntar polleces a Cayetana Martí­nez De Irujo (“¿Qué tal?“, “¿Te has operado las pestañas?“, “¿Los rumores son ciertos o no son ciertos los rumores?“), en Estados Unidos sólo se limita a tomar fotos.

Y ante esa postura, las celebrities hace tiempo se aliaron con la cadena Starbucks, y esta empresa les proporciona, en lugar de un estúpido móvil para hacer el ridí­culo como que estás hablando con alguien-pero-en-realidad-no, un vasuco de cartón-plástico con su bebida favorita y una cinta de papel con la marca reconocible rodeando el vaso:

Mostrar imagen

Las salidas del gimnasio de Madonna ya no fueron lo mismo desde que Starbucks entró en su rutina. Madge sale del gimnasio y se lleva a su paso un vaso para chuperretear en el camino, empapándose la comisura de los labios con esa deliciosa espuma blanca que delata que has pedido un capuccino.

Mostrar imagen

El mismo vaso que lleva Pam cuando se va a la playa. ¿Que en la playa no hay Starbucks? Es igual, me llevo el vaso de casa, que me da seguridad y confianza cuando practico el surf.

Mostrar imagen

Ashley Olsen también recurre al vaso, en esta ocasión más grande que su cabeza, para sentirse protegida por la diosa del logotipo de Starbucks. También podremos comentar el detalle del frí­o relativo de Chicago (o donde coño estén), y es que para Mary-Kate, es tiempo de minifalda y escote, y Ashley usa su extraño concepto de la moda para paliar su frí­o, además de con un café, con su monstruosa manta del Macy’s arrastrando por el suelo.

Mostrar imagen

Esta es Shirley McLane. Sí­, la bella Fran Kubelik del peliculón de Wilder, casi 50 años después. No hay edad para un Starbucks. Pero, ojo, Shirley está tan emocionada, que ¡puede morir atropellada!:

Mostrar imagen

¿¡Qué es eso de cruzar la calle chuflándote el café!? Un poco antes, y GON382 podrí­a haber acabado con su vejez, muy bien llevada, por cierto. Es lo más in eso de llevar las tetas hasta el suelo, sin bra y con visera, ¡cómo se enrolla!

Mostrar imagen

A Paris Hilton también le van los riesgos. Frappé para dos, bolsa con muffins calentitos, bandeja ¡y móvil al hombro! Lo dicho, nuestras celebridades sienten amor por el café. Y quien habla de amor, habla de pasión, que es la que siente Britney Spears por el vanilla-latte:

Mostrar imagen

Le van de dos en dos, como a Mrs. Mairena. Pero esto no ha hecho más que empezar:

Mostrar imagen

Britney siente devoción religiosa por el vanilla-latte. De hecho, es ya bastante común verla por Beverly Hills con su vanilla-cup en mano, vestida como una indecente (como en la foto) y sorbiendo con obscenidad. Yummy, yummy, yeah! Vanilla-cup wet my lips! ¡Guarra!

Le entusiasma tanto su frappé de vainilla, que lo ostenta como si fuese un Grammy, hasta en el coche:

Mostrar imagen

Pero, ¡al loro! Que ha perdido la perspectiva del espacio-tiempo de tal forma, que se olvida de cualquier cosa que no sea su vaso. Fijémonos:

Mostrar imagen

Aquí­ la tenemos cazada con su frappé en mano, con su madre (¿es su madre? informadnos) plantada de co-piloto poniéndole cara de “Britney Jean Spears, ¡no deberí­as conducir bebiendo y con el chiquillo detrás, hija, un dí­a me vas a dar un disgusto enorme, acuérdate de cuando estabas con Kev…“, que Britney Spears interrumpe con otra cara de “¡¿Te vas a callar, mother, o te planto en mitad de Pico Boulevard, coño ya?!“. Por supuesto, Jayden Spears se mostraba atónito ante la situación.

Como estáis pensando, esto debe tener un antecedente:

Mostrar imagen

Con la mano en el volante, el frappé en la otra y los chiquillos detrás con caras de horror e ignorantes ante la decidida y temeraria expresión de la cara de su madre, como si estuviese dispuesta a estampar el coche en cualquier farola.

En definitiva, hay que tomarse el café con calma. Te pones cualquier trapito cómodo, unas gafas más grandes que tu cabeza, un bolso dorado de Fendi en el codo, el móvil en la mano, y sales a hacer footing al Starbucks:

Mostrar imagen

Os lo aconseja Kimmie, que de esto sabe un rato.

Fug and breasts!

El destete público hoy dí­a supone un total whatever para muchas féminas. Hoy vamos a recoger los casos más simbólicos de este registro.

Vamos a abrir la galerí­a con Brooke Hogan, la hija de Hulk que, aunque no lo parezca, tiene 20 años la chiquilla:

Mostrar imagen

No sólo es preocupante parecer una ordinaria sino, además, parecer una señora de 50 años ordinaria, que es el caso de Brooke porque ¿dónde guarda los 20 años? :-O

Un ejemplo más claro y gráfico, digamos que el icono del fug breasting, siempre ha sido en nuestras páginas nuestra amada y odiada Tetarlett, con sus corpiños desafiantes y sus blancas tetas apretadas en los más ceñidos scottex:

Mostrar imagen

Pero, yéndonos al terreno más Playboy, ¿nunca habéis pensado cómo se les ocurre a ciertas locas ponerse las tetas gordas?

Mostrar imagen

¿Está pensando Holly Madison en derrocar a Sabrina Sabrok? Esperamos, por su salud, que bromee, ¡no juegues con eso, Holly! (exclamación que nos abre una escena de terror en cualquier pelí­cula de sobremesa de Antena 3).

Esos balones son poco naturales. Mejor ir de huerta murciana y ponerte un par de calabazas a lo Phoebe Price:

Mostrar imagen

Y si te pones tu gepeto en tu propia camisa, despuntas.

Y ya que mencionamos el hardcore breasting, mencionamos a Jodie:


Jodie Marsh

Que, dejando a un lado que se maquille como Krusty y tenga un ombligo espantoso, ¿no os parece que sus tetas no son tan grandes? En esta foto, ¡jurarí­amos que son el doble de gordas! Mirad, mirad:
Mostrar imagen

Nos da igual, está loca. Vamos a subir el nivel. Si hablamos de profesionales de las tetas, todos pensamos en el atemporal icono que representa Pam:

Mostrar imagen

¡Qué breasting so scary me lleva! :-S Nos da un poco de terror, pero hay algo más terrorí­fico todaví­a guardado que, si sois rapidines con el scrolling, ya habréis descubierto. Redobles:

Mostrar imagen

Godsanto. Por muy mito viviente que seas, por muy diosa del soul y venerada y admirada que se sea, una a ciertas edades debe conocer lí­mites. Entendemos que las gorduras y las tetas sin operar a cierta edad no permiten un escote a lo Joder Marsh, pero esto es quizá lo más obsceno que podí­amos imaginar. Si hasta se le pierde el collarzuelo y las perlas por el entreteto, esque estás a su lado y le preguntas cualquier cosa, y como se gire para contestarte te saca un ojo con el pezón o te abofetea con el tetamen, una de dos.

For god’s sake, don’t care!

Vamos a animar a las mujeres acomplejadas a aprovechar estas últimas semanas de calor para enseñar celulitis, flacidez y tetas caí­das y no pensar en Naomi Campbell.

Ladys, es hora de conocer más verdades. Verdades de esas que mostramos de vez en cuando y que te animan a pensar “si ellas usan escote, ¿por qué me acojono yo cuando voy a una mierda de playa? ¡Al coño con todo!“. Sí­, porque, por ejemplo, Tori Spelling también tiene pectus excavatum:

Mostrar imagen

¿Veis? Y enseña el entreteto tan pancha. ¿Que tienes una cueva de medio metro de profundidad entre las tetas? Pues te pones más escote aún, y que la gente mire. Si hasta sirve para guardarte el Iphone o los pañuelos (chiste pensado para herir y alterar a las afectadas por el pectus excavatum, comentarios al final).

Lo realmente jodido, y aún no hemos dado con un caso así­, es tener pectus excavatum y las costillas grabadas en piedra con cincel en tu estómago, como le pasa a Courtney Love:

Mostrar imagen

Y con eso y un móvil del año de la polca, te pones la manica en el pecho como diciendo “¡ay! qué lorico más graciosete, mí­alo cómo me pica el pelajo, jia, jia!” y a la mierda los paparazzis destructores y mis complejos.

No hay que preocuparse por nada de nada. ¿Que pagas por tener unas buenas tetas y sales con esto?

Mostrar imagen

No te preocupes, te tiñes el pelo de rubio, te pones unas gafas de sol y ya saldrá el sol por Palm Beach.

Piensa que siempre será mejor eso que no tener tetas.

Mostrar imagen

¿Qué piensa Selma Blair de todo esto?

Causas sociales

Por todos es conocida la afición que tienen algunas señoras (rara vez son señores) a involucrarse en temas sociales. Salvo a Moria Casán (a la cual no le interesa nada la cosa social), al resto de famosines les suele gustar un cartelito y una propaganda de estas, lo que a un tonto un lápiz. El caso más popular después de los asuntos polí­ticos, suele ser PETA. Esta organización es de las más enloquecedoras, lo mismo te meten a una Chrissie Hynde al borde del arresto policial, que a una Pamela Anderson, ambos nombres, ambas mujeres, tan distantes fí­sica y lógicamente, pero unidas por la lucha anti KFC (la cual apoyamos desde FNB):

Mostrar imagen

Si seguro que a ella le suda el coño estas cosas, cuando llega a casa se pide un fried chicken asado y emparrillado con doble ración de salsa brava y una coca cola con sabor a chicken. Pero le hace un gran favor a la causa poniéndose en bolas para estas organizaciones (ya ves tú qué le cuesta enseñar el tetamen), y poniendo su imagen de famosa comprometida ante la prensa. Mí­rala, ahí­ hablando por teléfono con el fundador de PETA, seguramente expresando su indignación.

Mostrar imagen

Todo es taaaan falso… Pero nos encanta que pasen estas cosas, aunque sean de mentirjilla, que al menos sirva para remover las conciencias humanas.

Y en el tema de la polí­tica, mucho más de actualidad, es donde los famosos más se enredan. Esta semana hemos conocido la noticia de las declaraciones de McCain involucrando la imagen de Paris Hilton y Britney Spears en su campaña, algo que no ha gustado a la reina de los polvos Nars y las Ciba Vision Elegance. Y tan adorable es nuestra diosa, que fijáos cómo ha respondido a McCain dejándolo en el más absoluto de los ridí­culos, tumbada en su hamaca, examinando el Condé Nast Traveler ataviada por un top leopard print y perfectamente makeup and dressed para la ocasión:

Adorable, sencillamente adorable. Con cosas como ésta, es lógico que la campaña electoral esté resultando tan clara. Los famosos, muy de movidas de Demócratas de toda la vida (salvando a Schwarzenegger y locos de estos, claro), siempre han sido de dar su imagen en televisión en spots. Nos llevan años de ventaja, aquí­ lo más que tenemos es algo tan cutre como ver a Fran Perea y Ana Belén subidos junto a Zapatero ganando las generales, algo que es un desastre para sus imágenes.

Queda mucho más elegante el método yankee. A ver cuándo se aprende en España el método de la camiseta, bastante más efectivo:

Mostrar imagen

Recuerda, hay que votar, porque…

Mostrar imagen

Rosie wants you! En las urnas.

Pamela’s boobies go boom!

pa111cd3.jpg

Pamela Anderson esta fenomenal para la edad que tiene -40- pero sus tetas de silicona dan verdadera grima. Creo que lo mejor que podia hacer es ponerse una 90 y dejarse de tonterí­as y así­ no sufrirí­a de auténtica deformación de tetas y pezones como podemos ver en las fotografí­as que ilustran este ilustre artí­culo. Ugggg!

 pa131ko8.jpg

Considero una pena estropear el mejor cuerpo de la playa -ya quisiera una de veinte- con estos implantes en estado terminal-

pam_broken_nipple2.jpg

pam_broken_nipple_medium.jpg

Luego en unas declaraciones se atreve a presumir de que no utiliza Botox. Claro, a ella lo que le gusta es el tacto de la cuchilla, no de la aguja, menuda novedad.

Famosos:

Sin ti no soy nada

Aún a riesgo de que nuestros lectores puedan sufrir una indigestión a consecuencia de mis posts, aquí estoy de nuevo, porque no podemos dejar este nuestro blog de la mano de dios. La verdad es que no quiero que bajemos en el ránking de webstats4u, así que me acabo de sacar de la manga unas bellas estampas para mostraros la importancia que tiene el maquillaje en la vida de toda star que se precie.

Empecemos con un clásico: Pamela Anderson. Todos sabemos que esta chica no es nada sin maquillaje. Dejando a un lado la gran labor social que el bisturí ha hecho por ella, tampoco podemos olvidarnos del milagro que producen en su devastada cara unas pestañas postizas y, sobre todo, un buen lápiz de cejas.

Otra que le da a la ceja y a la pestaña fake es nuestra J.Lo. que no es que cambie tanto como la Anderson, básicamente porque la materia prima es infinitamente mejor, pero que aparece así de mejorada tras pasar por el sillón de Max Factor, Bobbi Brown or whoever:

Una cara que yo no entiendo muy bien es la de Christina Ricci, que me pasa que a veces la veo guapa y a veces la veo horrible. Puede ser a causa de sus continuos cambios de tonelaje (cosa que se refleja en sus mofletes). El caso es que no hay nada que un buen colorete y una sombra de ojos no puedan arreglar. Take a look!

Ahora procedamos con uno de los grandes misterios de la humanidad: la cara de Kylie Minogue. Que me perdonen Peibols y kyliemanía, pero es que yo sigo afirmando que Kaili miente respecto a su edad (dice que acaba de cumplir 38, ja!). Una vez la Rolling Stone publicó un reportaje de investigación al respecto en el que llegaba a la conclusión de que la diva tiene al menos 45 años. Analizaban sus fotos de comunión y cosas así, como hicieron en Crónicas Marcianas con la-artista-anteriormente-conocida-como-Tamara-Ambar. No sé, juzgad vosotros mismos. Que me traigan otra vez el carbono 14!

Yo aquí ya no sé si hablar de los milagros del maquillaje y la peluquería, del bisturí o de la Virgen de Fátima…

Otra que nos dejó a todos bastante impactados tiempo ha en uno de los post de nuestro Sunsetie es Julia Roberts. Dejando a un lado eso que dicen de que no se lava la sobaquera y demás, la cara que tiene en la foto de la izquierda no es ni medio normal.

Algo parecido le pasa a otro gran clásico del “no me saques sin maquillar”, Cameron Diaz, capaz de la mejor o de la peor cara, según el día. Tanto a Julia como a Cameron les pasa lo que a la mayoría de las americanas, que son así como de color de rosa, y tienen esa naricilla de fresita, y esos ojos sin pestañas que piden a gritos un poco de color y un mucho de máscara (de ojos, se entiende).

Querida, con lo que nos gustas y lo tremendamente fug que puedes llegar a ser. Te tengo que dedicar un post entero para ti solita (nota mental).

Y para terminar (que los fans ya se están empezando a quejar de las entradas demasiado largas), no puedo dejar de mostraros lo que ya estáis hartos de ver. A la mujer de K-Fed y madre de Sean Preston en su máximo esplendor. Y a la próxima que se meta con ella le clavo las uñas y le arranco las extensiones. He dicho.

Besitos de rouge de Dior con perfilador!

Retransmitió la Pichi para Fn’B desde Paris.
La Pichi recomienda el uso responsable del fond du teint, ombres à paupières et vernis à ongles.

Pamela Anderson usa sus tetas como agenda telefonica


La vigilante de la playa amortiza bien sus operaciones de estética.

Ha sido sorprendida saliendo de una discoteca con este careto, la mandibula desencajada los ojos como platos y las tetas pintarrajeadas.

Ya que sus pechos estan como “muy a mano” le sirven para cualquier cosa, lo mismo para sujetar el mechero, que el paquete de Fortuna, el movil con pedrería de Swarowski (¡que, además puede quedar tan decorativo!) o como vemos en la foto, para apuntar el numero de telefono del chulazo de turno al que se va a tirar ya que tiene el bolso lleno de cosmeticos y es una pereza rebuscar un trozo de papel.

Pero como bien dicen en The Superficial, esa no es manera de ganarse el respeto de la sociedad, Pam.

Famosos: