Gala fug de los Oscar 2009

Lo mejor de la gala de los Oscar Academy Awards 2009 concentrado en un post riquí­simo con mogollón de fotuelas de la red carpet, fiestas satélites ¡y un ví­deo exclusiví­simo y completely inédito, queridas! Pinchad, pinchad.

Si hay un ritual que amamos sobre todos los demás, ese es el de la Oscar Academy Awards red carpet. Fug And Busted asiste cada año a la ceremonia, igual de fugger cada año, con las mismas caras, viejas glorias y nervios.

Lo más delicioso de la ceremonia, no es la ceremonia en sí­, claro está. Nos da francamente igual que Penélope se lleve el chocolate, y nos come el coño las absurdas actuaciones de Ellen o Hugh Jackman. Lo realmente divertido es lo que se cuece no sólo en la red carpet, sino en las fiestas satelitales que florecen poco antes del evento. Fiestas absurdas que complementan la fiesta principal e intentan atrapar un poco del halo que desprende la ceremonia de las ceremonias.

¿Dónde quedó el glamour? Es todo lo que podemos reflexionar después de leer este especial.

Grace Kelly en los Oscar Academy Awards

We miss you, Grace.

Red carpet

No nos defraudan. Año tras año, los mismos errores, y los mismos estilos indeseables. El premio al leopard print lo recoge este año la fugger profesional Whoopi Goldberg. Casi que le queda mejor el traje de Mary Clarence con un rosario colgado:

Whoopi Goldberg en los Oscar Academy Awards 2009

Sin cambiar de color, pasamos a otro clásico que tampoco defrauda, Queen Latifah:

Queen Latifah en los Oscar Academy Awards 2009

Más mesa camilla que nunca, aunque este año ha acertado un poco más con el modelí­n. Claro, que si huyes de cenar dedo de postre, nunca conseguirás lucir un trajecito de esos con garbo.

Y lo mismo le decimos a la loca esta que, por cierto, está en altí­sima calidad, abrid la imagen y veréis:

Beyoncé en los Oscar Academy Awards 2009

No falla el modelo de jarrón cada año, cada vez más y más hortera. Y si te plantas en jarras, te cantamos por soleás:

Beyoncé en los Oscar Academy Awards 2009

Y, hablando de posar en jarras, Virginia Madsen lo empeora aún más enseñando la pierna por la raja de su falda, esta debió empezar como extra en algún videoclip de Estopa, porque no nos lo explicamos:

Virginia Madsen en los Oscar Academy Awards 2009

Otro gran clásico son los espectros esqueléticos de piel lechosa y apariencia fantasmal. Los mejores casos los han protagonizado Anne Hathaway, Evan Rachel y Tilda Swinton:

Anne Hathaway en los Oscar Academy Awards 2009
¡Quédate loca!

Evan Rachel en los Oscar Academy Awards 2009

Tilda Swinton en los Oscar Academy Awards 2009

En otro apartado están las viejas glorias, que sólo salen de su embalsamamiento una vez al año para desfilar por aquí­ y vuelven a su sarcófago al terminar la gala.

Sophia Loren en los Oscar Academy Awards 2009

Buena idea por si tus esclavos han olvidado hacerte la cera en la sobaca, es ponerte los manguitos en los sobacos, en lugar de en las muñecas. Gran idea, Sophia.

Más viejas glorias. ¿Qué es una alfombra roja sin Mickey Rooney? Cada año más decrépito, bajito e irreconocible. Pero ahí­ está, al pie de la alfombra:

Mickey Rooney and his wife en los Oscar Academy Awards 2009

También está el viejo que trae una exótica novia a la que dobla la edad y que tiene un nombre impronunciable. Este año, es el doctor Lecter y su acompañante, la señorita Stelle Arroyave:

Anthony Hopkins y Stelle Arroyave en los Oscar Academy Awards 2009

No se ha quedado solo, alguien le supera. Si cuesta recordar Arroyave, a ver quién se acuerda de Chau-Giang Thi Nguyen, la novia exótica de Brian Gazer:

Brian Grazer y Chau-Giang Thi Nguyen en los Oscar Academy Awards 2009

Luego están los personajillos estrambóticos. La agencia que nos ha cedido estas fotos no ha sabido identificar a la acompañante de las cortinas de salón que ha traido Seth Rogen, con esas gafas que le hacen so nerd pero nos lo follarí­amos igualmente:

Seth Rogan and wife en los Oscar Academy Awards 2009

Y de personajes estrambóticos, a personajes horteras, de esos que visten de una forma que más que asustar, lo que da es rabia, y queremosque algún segurata les patee el trasero y les confisque la petaca y el paquete de Golden American. Este no es sitio para gente como tú, Mickey Rourke:

Mickey Rourke en los Oscar Academy Awards 2009

Ahora vamos con las estrellas que nos chiflan. Lisa Rinna, con labios desafiantes, posando orgullosa el trabajo de su cirujano plástico:

Lisa Rinna en los Oscar Academy Awards 2009

En el labio superior, su cirujano tení­a espacio para tatuar su dirección y teléfono de contacto. Por cierto, vaya musculitos que trae la tí­a, ¿de dónde los saca?

Y la más acertada de la noche, sin lugar a dudas, Jennie. La adoramos porque Lara Croft nada tiene que hacer con Rachel Green, mirad qué majuela es la mujer:

Jennifer Aniston en los Oscar Academy Awards 2009

Y se subió al escenario a presentar un premio, que ya podrí­a haber sido el de la peli de su ex, habrí­a tenido un morbo que te cagas. Lo odiamos por estar con esa lagarta, que además tiene cara de lagarta, ¡miradla!:

Angelina Jolie and Brad Pitt en los Oscar Academy Awards 2009

Y vamos a sacarle los colores, aquí­ la tenemos en un primerí­simo plano:

Angelina Jolie en los Oscar Academy Awards 2009

Está cada dí­a más desfavorecida, la piel más blanca y flácida y una frente que crece a una velocidad sospechosa. El vestido… Lo dejamos en que no nos gusta.

Sarah Jessica Bradshaw vino acompañada de un tipo que le calienta el colchón y le enciende el cigarro después del polvo. Como cada cuarentona, intenta luchar contra su propia edad apretándose las tetas hasta provocar una estampa que hasta Pamela Anderson calificarí­a de escándalo:

Sarah Jessica Parker en los Oscar Academy Awards 2009

Su vestido es la moda de este año, que es el rollo boda. Muchas eligieron el modeli de dama de honor, pero ella y Penélope han optado por ir de novia. Vamos con la estrella del año, nuestra Pennie:

Penélope Cruz en los Oscar Academy Awards 2009
Penélope Cruz en los Oscar Academy Awards 2009

En 2000 y 2001, fue con un Ralph Lauren. Cuatro años después, iba de í“scar De La Renta. En 2007 escogió un Versace. En 2008, un Chanel, y ahora va de Balmain. Al menos, se ha acordado de su patria y ha mostrado humildad en su largo discurso, que nos recoge Cristina Garcí­a Ramos de la mano de Forehead Comedy, con ví­deo exclusivo de una jovencita Pe en los Oscar de ‘Belle époque’:

Y esto es lo que dio de sí­ la gala:

Beyoncé en los Oscar Academy Awards 2009

Fiestas satélite

Como hemos dicho antes, lo mejor se concentra en las fiestecillas de medio pelo que se organizan por ahí­ con los Oscar como excusa. Como hizo Elton John con su Elton John’s AID Foundation, que dio una fiesta pre Oscar con invitados de su estilo:

Eva Longoria en Elton John AIDS foundation

Parecí­a aquello una fiesta de Halloween más que una AID Foundation party. Eva vestida de protagonista de ‘Los otros’, Dita de muñeca de porcelana diabólica:

Dita Von Teese en la fiesta Elton John AIDS foundation

El novio de Elton con una sonrisa más diabólica aún y la reina del sarao, Morticia Adams (creo que el juego de apellido y nombre no ha podido ser más acertado, caramelo para el redactor):

Victoria Beckham en la fiesta de la Elton John AIDS foundation

Se desplazaba flotando a pocos centí­metros del suelo, deslizando la cola de su atuendo tan creepy.

También hubo una fiesta que organizó Vanity Fair con los mismos de siempre, mucho famoseo de primera pero poco género tran brillante como ¡Joan Collins y su hermana!

Joan and Jackie Collins at the Vanity Fair Oscar Academy Awards 2009 party

Fastuosas.

Qué fue de Baby Busted

Queridos, mientras preparamos el especial Nicole K. Queen of Botox, vamos a mostraros un par de imágenes superbusted de dos rubias y former sex symbols que ahora nos provocan escalofríos.

Sharon Stone siempre aparece en todas las Vogue como modelo de estar estupendísima a los cincuenta (according to Santa Imdb tiene 49 y me permito decir que de estar estupendísima nada, porque apunta maneras de señorona de cincuentaymuchos). En FnB hemos expuesto imágenes de Sharon sin filtrismo o photoshop que valgan, con pelo a lo nido de ratas y whatever. Parece que el espejo de Sharon lleva photoshop de serie, porque no se explica que haya decidido salir a la calle de esta guisa.

No sabemos quién es el hair stylist de Sharon de un tiempo a esta parte (¿el mismo de Josh Hartnett, maybe?), pero desde aquí pedimos que le despida ya, a él y a su colección de nidos de ratas. El conjunto gafas de sol y top podría haber estado muy bien si no fuera por lo que ya habréis observado desde el principio. Sharon decide imitar a Lindsay Lohan y sale a la calle sin sujetador, aireando unos implantes que la hicieron famosa en Basic Instinct pero que nos dan vergüenza ajena. Sharon, haz como Sean Connery y envejece con dignidad. Cogno.

Meg Ryan es sólo cuatro años más joven que Sharon (45) pero ya lleva unos cuantos muy busted, y nos extrañaría que le dieran otro papel que no fuera la voz en una producción de Pixar. La siguiente imagen me horroriza profundamente, no especialmente porque Meg haya salido de hacerse un peeling con ácido glicólico or whatever, y le haya quedado textura de cerdita Peggy, sino por la conjunción silicona-colágeno-botox que le hace esa forma tan rara de cara que jamás nos explicaremos.

Y para que no nos olvidemos de otro rey busted, ahí va una nueva imagen de Mickey Rourke, otro former sex symbol de los ochenta. Atención al mensaje de la gorra.

Descenso a los infiernos

Queridos, hay algo espeluznante en la evolución de los rasgos faciales de determinados individuos. Siempre he pensado que Angelina Jolie con treinta años más será monstruosa, sobre todo porque Jon Voight, aka su pasaporte genético, podía hacer de cowboy de medianoche hace cuarenta años y miradlo ahora.

Lo que determina la monstruosidad de ciertos rasgos faciales no está muy claro. Probablemente sea la combinación de cirujía, alcohol, drogas y fama, pero creo que hay algo más, un cierto tipo óseo o una condición genética, no sé. Así ciertos individuos pasarían en unos años de relativos iconos sexuales a scary monsters que no te quieres encontrar ni en la parada del autobús.

El ejemplo clásico es Mickey Rourke, que en los ochenta, recordémoslo, era un pin up. No hay más que ver ‘Rumble fish’. Pero ahora, como todos sabemos, Mickey es esto.

No sé si alguien se acuerda de Richard Grieco, que era un Johnny Depp wannabe cualquiera en los ochenta y que aparecía en superpops y demás, pero que ahora se ha convertido en el extra número doscientos del Planeta de los Apios y por consiguiente amigo de Jacko y de Jélena. Postdata: creo que sigue depilándose las cejas mogollón.

El caso de Patrick Swayze me parece particularmente horrible. Patrick was so pretty! Si yo fuera su agente todavía estaría demandando al cirujano plástico. Además, hay algo en su expresión que te hace visualizarlo en un geriátrico, completamente arruinado y sin familia. Iiih.

Pero lo peor de todo es cuando un inepto coge por banda a una auténtica estatua griega , le hace un lifting con subida de cejas, or whatever, y consigue que nos preguntemos por la belleza perdida. Snif. Perdonadme por atentar contra Rupert.

Liberad al mundo de cirujanos plásticos nefastos, for the sake of our blog!

DOCE MESES, DOCE CAUSAS **MAYO: FUGLY MEN**

Entiendo que es un gustazo sacar punta a todas estas tipas que van de tías buenas y se permiten el lujo de ir por la calle con la ropa con la que nosotras ni limpiaríamos los cristales, pero ¿dónde están los rotos de estas descosidas? Tras una gran fugly hay un fugman aún más duro de mirar, y no es de extrañar que proliferen las órdenes de alejamineto (o de aislamiento, como oí hace poco en “Salsa rosa” o un pograma cultural similar). Se han comentado toooodas las fotos de mi entrada anterior, menos la de Kevin Borderline, que a mí me parece una de las mejores, y es que a ellos los miráis con mejores ojos. Por eso comienzo mi campaña DOCE MESES, DOCE CAUSAS con una antología de la fuglería masculina.

Empecemos por este tipo, que no sé quién es, pero su vestimenta y lo que se intuye que hay debajo de ella por el cuello dan ganas de correr los 1500 vallas sobre los manolos de Terelu con tal de alejarse ¿Para qué lleva pantalones de camuflaje, si todo él es un “oye mi canto”?, y… ¿qué decir de esa cara de inteligencia? ¿Cómo ha conseguido anudarse los zapatos este Forrest?

***

Sí, va a ser duro el post de hoy, pero poneos vuestras gafas polarizadas y sigamos. Lo que voy a decir a continuación puede que sea motivo para que me expulsen de este blog, pero: Johnny ¿por qué parece que vas a vender La Farola en todas las entregas de premios? Los pantalones de cuello alto no los lleva ya ni Julián Muñoz, y tu señora esposa, por más que vaya alicatá por Chanel, parece que la han vestido en Cáritas.

¿Y los zapatos? Son como para ir a la bolera de un asilo country en Utah. No es correcto. Además, los tienes en rojo y en blanco y te los tengo supervistos. Hay un artículo que define al lelo que lo lleva, y es que nunca he visto un tipo que lo llevara sin ser un bobo pretencioso: el reloj de cadenita… mira, no está IN desde que José Bódalo lo sacó para mirar la hora en “Cañas y Barro”. Tienes que empeñarlo, pero ¡ya!, y con lo que saques, le compras un abrigo a la Vane, que esa capa ya no la llevan más que Ramón García para dar las campanadas y Marichalar para dar la campanada. Por más que te disfraces de lo que tú imaginas que es un intelectual, no nos hagas ver más esos cuellos que te pones por encima de la solapa. ¿Y conjuntar el cinturoncito estrechito feíto con la camisitita y los zapatitos? Eres fugly, que lo sepas.

***
Tal vez este cromo ya lo tenéis, pero por el interés de la capita de flecos con alas, yo la expongo.

***

Brendan. Tenemos que hablar.


¿Por qué parece que sales de la tienda de “todo a un euro” y has estado robando latas de berberechos a punto de caducar que llevas escondidas bajo la camiseta? Haces bien en no intentar subir la cremallera de tu chupa. Sería un esfuerzo baldío y la tripa, en vez de remontarte, sldría por debajo. Tú sigue los consejos de las modelos famosas, que “comen de todo con moderación, chocolate todos los días, mucha agua y 8 horas de sueño”. Mira qué bien le va a Naomi siguiendo ese esquema.

El pelo, por otra parte, parece que te lo han plantado en una de esas macetas espantosas con cara de duende, que crece una especie de hierba que ni huele ni nada pero que parece mágica. Tú puedes, cambia de peinado.

***

¿Qué le falta a Christian en esta foto?


Pues una hélice encima de la gorra. Mira que es difícil cagarla, pero su agente, que le tiene calado, seguro que le dijo “ponte ESTO, ni chanclas, ni chorreras, ni tirantes con banderita, ESTO”, pero no contaba el manager con la astucia de mi primo, que se caló la gorrita a falta de boina. ¿Qué estrella que se precie no llevaría la gorrita a cualquier evento? ¿Y si coincidiera con otro intelectual como él portando la misma gorra en el mismo sarao? ¿Se consideraría ofendido por no tener la exclusiva? Sólo le falta ponérsela de lado.

***


¿Qué puede llevar a un hombre ya curtidito a disfrazarse de Sr. Wonka para ir a una fiesta? Si ya me machacó tantas tardes de mi infancia con el maldito coche y la musiquilla que aún resuena en mi coco, va y me genera pesadillas con esta levita. Quiero pensar que es un levita, pero no sabemos dónde acaba, de larga que es. Demuestras una vez más , David, mi teoría: uno puede operarse la napia, los flaps, las bolsas de Basquiat o lo que te dé la gana, pero el cerebro…

***

Coged aire, que lo que viene es fino:


¿Qué es ESO que se ha echado encima ese chico? ¿Una funda de los antiguos asientos de la renfe? ¿Qué es? ¿A hecho la promesa de permanecer vírgen hasta los 30? ¿Por qué su reloj es marrón? ¿Digo bien si digo que tus pantalones me parecen azules y tu camiseta negra?

***

Si el trono de las fuggirls lo ostenta Björk (knock, knock ¿hay alguien ahí dentro?) el de los fugmans, hasta ahora en manos del invencible Michael, empieza a estar muy disputado. Y es que Miguelín es un fug con clase. No lloréis, que me voy a casar con ellaaaaaa. Quiero decir que él CREE que va bien vestido (así como piensa que tatuarse a Winnie de Pooh en su calippo es sexy, pero eso es otra historia). Sin embargo, el verdadero fugly, si no entiendo mal, es el que ya directamente pasa y va por la calle, ya que es divino, como si fuera a bajar la basura.

No puede ser igualmente fugly esto:… y esto:

En el primer caso Omarosa ¿o es Oma Rosa? va fugly porque le mola ir así, porque cree ser divina, pero en el segundo, con esa Brizney con cara de “Oops, me he vuelto a dejar el cerebro en casa”… ella pasa de todos nosotros, y hasta de sí misma. Juro por cada fibra muscular y fluído de Sawyer…

…que yo ni siquiera ante mí misma soy capaz de ponerme esos fuegos artificiales en la cabeza que lleva Brainny Spears. Una mujer que se pone la goma de la coleta así está pidiendo, aunque sea inconscientemente, la eutanasia activa. No quiere vivir, si es que es evidente. NADIE, insisto, NADIE, ni siquiera para montar una lámpara de IKEA un día de agosto, se pone ese cocotero en la cabeza.

Así que pregunto ¿cómo tenemos que distinguir, a partir de ahora, a las fuglies tipo Paris de las fuglies tipo Brainny? Empecemos a subdividirlas en otros tipos, porque así no hay quien haga un coleccionable organizado.

Bueno, a lo que íbamos, que me desconcentráis: el reinado de Michael está siendo amenazado por un megahipersuperfug, más allá de todo lo fug que puede haber, y encima con el agravante de que podría haber estado bueno si hubiera querido. No hablo ni más ni menos que de… otro Michael, esta vez ¡Rourke!

El sudor, pues como en la mili, “se le supone”. Que se viste en Lienzo de los Gazules o en Gastón y Daniela me queda muy claro, o eso o ha visto demasiadas veces “Sonrisas y lágrimas” y se hace la ropa con las cortinas de los puticlús que visita. Las dos fotos ya son como para llevarle a Guantánamo con privación sensorial por haber cometido actos terroristas contra sí mismo. No se sabe si entra o sale de la Unidad de Quemados. El careto del que va detrás en la segunda foto sólo es comparable al de Catherine Deneuve en la foto que os mostré junto a Björk.

Como buena periodista (y de carrera, no como otros), he ido a las fuentes, que nunca revelaría ni muerta, y he descubierto que, en realidad, Rourke es la evolución de…

¡CRISPÍN KLANDER!

***

Antes de despedirme quisiera añadir que el fugly no sólo es fugly en su físico, porque cuando hablan, sube la bolsa de Wall Street. Bruce Willis por ejemplo, dijo hace unos meses que lo que tenía que hacer su país era actuar en más sitios del mundo, y que no estaría mal que invadieran Colombia, porque los de allí plantan la coca como si fuera maíz, y los hijitos de los eeuunidenses, los pobres, por eso toman progas. Estas declaraciones me llevan a preguntarme si los padres de Bruce eran hermanos y él no lo sabe, o si se ha metido ya tanta coca en la cabeza que ha perdido el norte del todo. Éste sí que no olvido vitaminarse y supermineralizarse ¡Qué mala es la pitopausia!

***

Last, but not least… el fú hispánico por excelencia:

***

Os dejo, que tengo que hacer algunas cosillas…