Sudar la camiseta

Muchas veces nos pasamos con los famosos, siendo crueles sin necesidad. Decimos que si no hacen nada, que vaya morro tienen por cobrar por hacer cuatro chorradas, que yo también quiero trabajar sólo dos meses al año e irme de fiestas los otros diez…

Pero, niños y niñas, los famosos también sudan la camiseta.

Por una vez ponemos una foto de Fergie con cariño. Porque la chica podrá ser todo lo jorterísima que se quiera, pero ahí está ella, dándolo todo sobre el escenario. Entregada. Sin cortarse con la coreo a pesar de tener la sobaquera hecha una piscina. Nana Mouskuri no tiene que preocuparse de estas cosas, ¿eh? Pero las artistas polivalentas como Fergie… pues… tampoco.

Otra que suda del tema (qué gran juego de palabras) es Mel C. Como se puede ver, el éxito de tu carrera en solitario no se mide por la cantidad de sudor que te dejas en el escenario. Y es una pena.

De todos modos, en fugandbusted no caeremos en la burla fácil sobre el sudor de personas humanas que se ganan las habichuelas haciendo giras veraniegas en pueblos perdidos de la hand of God. Al fin y al cabo, mola ver ahí a tu artista prefe sudando en el escenario, en un rollo super orgánico y básico.

Una variante del sudor ‘todo por los fanes’ es el que nos ofrecen nuestros famosos al saludarnos como plebe que somos.

Este gesto engrandece a Tom. No sólo por dignarse a mirar a la chusma (esa que no lee a L. Ron Hubbard) sino que, en un gesto de empatía, muestra su sudor de humano. Tom, eres perfecto hasta por eso. Te adoramos.

Lo peor es el sudor fuera de contexto. O más aún, el sudor en esos momentos comprometidos en que has asumido el reto de estar siempre perfecta.

Te curras el pelismo, te maquillas de los pezones a la base del pelo para tener un tono uniforme, ensayas la sonrisa ante el espejo… pero… ¡pam! Sheryl Crow, cielo, ¿quién te dijo que sería buena idea ponerte este vestido?

Alicia Silverstone consigue lo imposible: que se note esa mancha de sudor en un vestido claro, que es de un tono parecido al de su cara, que es de un tono parecido al de su pelo, que a su vez es de un tono parecido al del fondo del photo call. Y a pesar de ese rollo camuflaje… ¡yuju! I’m sweating!

Hablando de photo calls, aquí tenemos uno que Juliette Lewis desaprovechó estrepitosamente. Porque mira que, para lo que es ella, iba mona. Pero claro, esa camiseta ‘reality bites’ es traidora. Consigues no parecer una yonki (enhorabuena) pero pareces una guarra. Y si ya nos ponemos a visualizar los pelillos sobaquiles ahí todos pegoteados y tal… yuuuuuks!

Como creo que Kelly Osbourne sale poco en nuestro blog (es que sería taaaaan fácil….) reivindico su figura con esta fotografía. Además, que la chica ha aprendido a ir discretita, ¡caramba!

Otra que hacía tiempo que no salía en nuestra página. Que la mancha de sudor sobaquero no os distraiga de lo importante de la foto: ¿qué significa esa mancha harinosa? Ya puesta a rebozarse, podría haber usado un desodorante con microtalco. Que puede que el vestido sea de Karl Lagerfeld, pero más vale dejarlo hecho un Cristo por dentro que no… esto.

En esto del sudor los hombres se llevan la peor parte. No en vano tienen más grasillas y además, se ven forzados a vestir con trajechaqueta hasta en el día más tórrido de verano. Y no me digáis que la chaqueta es, precisamente, una bendición para disimular las humedades.

Steve Carell, ‘virgen a los 40’. Pues no nos extraña que no se te acerque nadie, sweetheart.

Otro error ‘generación x’. ¡A ver si aprendemos que las prendas ceñidas son peligrosas!

Terminamos con dos pesos pesados…



Sobre el primero tengo poco que decir. Pero es que sobre el segundo no voy a decir nada… En el fondo, somos piadosos…