Damas de serial

Lo tuvieron todo entre los 70 y 80 y ahora solo quedan en el recuerdo colectivo de los teleadictos del planeta. Han tenido que enfrentarse al olvido y a la caida desde lo más alto, algunos con mayor fortuna que otros, desde luego.

Morgan Fairchild aka Jordan de dí­a, Mónica de noche (Falcon Crest).

morganfairchild1.jpgmorganfairchild3.jpg

Miren ustedes qué cuello!!

La eficiente abogada con desorden múltiple de personalidad  de Richard Channing es un milagro de la naturaleza. Su cara y su cuerpo han sido conservados como si el tiempo no existiera para ella, y ella misma confiesa que le encanta operarse y que tiene en su agenda a varios cirujanos plásticos que se encargan de mantenerla en perfectas condiciones. Entre sus aciertos, no haberse puesto labios, al igual que Joan Collins, ya que un lifting puede ser una maravilla y quitarte 30 años de encima pero si tus labios parecen los de Isabel Garcí­a Marcos se te quedará cara de señora vieja estirada y rellenada como un pavo í  la Linda Evans.

Además, le encanta hacer ejercicio todos los dí­as y eso, se nota, que no todo es tan fácil como operarse. Contra la flaccidez se lucha cada dí­a sudando la camiseta.

Linda Evans aka Krystel Carrington (Dinastí­a).

krystel-carrington.jpg  levans.jpg

e002dh06.jpg  

De acuerdo con Joan Collins, su verdadera rival en la vida real, “Linda Evans tiene los labios de colágeno más extraños que he visto en toda mi vida. Epitomiza la expresión ‘labios de trucha’. Es una lástima mirar a la cara de una mujer que fue tan bella y ver esa sonrisa de gárgola“. Bien dicho Joan. Atácala ahí­, en su talón de aquiles, por cerda y por mala.

La verdad sobre Linda Evans es que lo primero, ella nunca fue la inocente y santurrona mujer que nos hizo creer en Dinastí­a. En la vida real ella es peor que el demonio y se ha dedicado a hacerle la vida imposible a Joan Collins en los últimos años, algo que ha sido denunciado públicamente por ésta última.

Además, Linda es especialista en cirugí­a mucho antes de empezar con los liftings y el colágeno para labios. En Dinastí­a ya estaba recauchutada de arriba a abajo. Su nariz ya estaba operada,   y sus angulosos pómulos no eran de verdad, no hay más que ver cualquier imagen de ella en los años 60 para darse cuenta y qué demonios, ni siquiera. Ya en Dinastí­a cantaba a la legua que esa cara habí­a sido cosida un par de veces.

Deborah Adair aka Tracy Kendall (Dinastí­a)

deborah-adair2.jpg

deborah-adair.jpg

¿Quién se ha comido a Deborah Adair?

La que hiciera de ambiciosa, sexy y trepadora secretaria de Blake Carrington abandonó el mundo de la interpretación para convertirse en un ama de casa con hijos. A veces uno se plantea si le dan a elegir entre acabar con la cara de Linda Evans o acabar abandonada fí­sicamente por qué opción decantarse… yo lo tengo claro, y vosotros?

Laura Johnson aka Terry Hartford Ranson (Falcon Crest)

terry1.jpglaurajohnson.jpg

Esta bella mujer, la verdaderamente mala y sin escrúpulos hermana de Maggie Gioberti, ha optado por el proceso humano natural de maduración, sin conservantes ni colorantes y está fantástica. Podrí­a estar más joven pero también tendrí­a cara de señora ricachona de la jet-set marbellí­, lo cual le quita todo sex-appeal a esa juventud artificialmente lograda, sobre todo si se inyectan los labios, como hizo Linda Evans.

Joan Collins aka Alexis Morrell Carrington Colby Dexter Rowan (Dinastí­a)

alexis.jpg  joan.jpg

Otro ejemplo de mujer fabulosamente conservada, que  jamás ha intentado parecer una quinceañera sino que sabe que siempre ha tenido y tendrá rostro de mujer de mediana edad y lo sabe  potenciar y sacar partido.

Diahann Carroll aka Dominique Deveraux (Dinastí­a)

250px-diahanncarroll-dominiquedeveraux.jpg  

diahann-carroll2.jpg

Aunque está bien conservada, le ha quedado la clásica cara de “ir en moto“. Aún así­ no la vamos a  crucificar por ello, ya quisieran muchas ser y haber sido tan guapas como ella.

Pamela Sue Martin aka Fallon Carrington Colby (Dinastí­a)

250px-fallon2.jpg

 fallon2.jpg

Me encanta  esta chica. La verdadera Fallon (olvidemos a Emma Samms) ha pasado de ser una preciosa jovencita a ser una preciosa mujer. No me atreverí­a a decir que su excelente estado sea natural o artificial, casi me inclinarí­a por lo primero, pero he de decir que me encanta verla así­.

Espero que os haya resultado edificante el post, seguro que tení­ais ganas de ver en que condiciones se encontrarí­an algunos de vuestros í­dolos de ese fabuloso género que es el serial, y un humilde servidor ha hecho el trabajo por vosotros.

Como regalito la escena perpetrada por los guionistas de ‘Los Colby’ (Dinastí­a) en la que a Fallon la secuestran unos ovnis y se la llevan de la serie. Y es que los guionistas no tienen suficiente con matar a sus personajes cuando les conviene, sin contar con los sentimientos de la audiencia, de cambiar a los actores sin previo aviso, de inventarse las excusas más absurdas para sacar hijos y hermanos de donde no los hay, sino que cuando se les acaban las ideas y no saben como deshacerse de un personaje, recurren a los extraterrestres.

Viva el serial.

 http://www.youtube.com/watch?v=XyWmuMoGCPA