La modelo postmoderna

Hubo un tiempo en que las top models eran monas y todo. O sea, a mí­ Claudia Schiffer siempre me pareció un poco la Barbie Conejo, y el lunar de Cindy Crawford me incomodaba tela, pero bueno, ahí­ tení­as para elegir. Helena Christensen, Tatjana Patitz, Naomi Campbell y eso. En cambio, ahora también tenemos modelos postmodernas. La postmodernidad, como muy bien adelantaba Terry en el post previo, es deconstructivista. Así­ que las top models de hoy en dí­a no representan un ideal de belleza, sino que la deconstruyen. En FnB, donde a veces podemos ser muy modernosdemierda, nos planteamos si el significado último de los desfiles de moda es puramente intelectual, a raí­z de tanto deconstructivismo.

Analicemos el fenómeno. Todo el mundo coincidirá en señalar a Kate Moss como deconstructivista originaria. Con ella, la moda adquirió un matiz más yonqui intelectual, donde lo importante era la experimentación.

katemoss.jpg

“Ah, pero ya hemos bajado del coche?”

Cada vez que aparece una cara fuera de lo común entre las tops, la prensa las define como la nueva Kate Moss. Como por ejemplo, Lily Cole, que es esa inglesa con cara de Bjí¶rk malikna (a Bjí¶rk le debemos muchos más posts, pero eso es otra historia).

lily.jpg

“Bueno, a mí­ siempre me dijeron que las pelirrojas no podí­amos llevar rosa, pero yo creo que me da muy buen color, ¿no?”

Sin embargo, mi especimen favorito de los últimos tiempos es esa engendra llamada Irina Lazareanu. Irina era la mejor amiga de Kate Moss y acabó así­.

dohertygirl_450í—305.jpg

Parecidos razonables

Irina es la modelo postmoderna esencial, sobre todo porque  no come, se alimenta a través de pí­ldoras vitamí­nicas e inyecciones,  y tiene flequillo. Además, es superbohemia y superartie. Mirad qué modernademierda.

irina%20lazareanu2.jpg

untitled.bmp

1191843092_11.jpg

Vale, prometemos no perderle ojo.

Lots of love