Superfuggy

En FNB no tenemos tabúes y si hay que echar pestes de un niño, se echan y tan ricamente. Porque como nuestra dulce protagonistilla de hoy nos demuestra, el niño también puede ser fug y, sorprendente, también puede ser busted.

Si por un aquel nos encontrásemos a Dakotilla Fanning en el Toys ‘R’ Us no dudaríamos en decirle: ‘Dakota, crece ya, coño’. Porque Dakota aunque parezca que aún vaya a pre-escolar está a punto de cumplir, ni más ni menos, que 13 años. Por eso no nos extraña que pose como una prostitutilla de casino en el Vanity Fair.

Lo que nos extraña es que con la menstruación a las puertas (o fluyendo a sus anchas) se presenté así disfrazada en una fiesta de Halloween esta misma semana.

Aclárate, niña, o eres una Lolita o te pones a dibujar con tus DACS. Pero qué mal está la chiquillada hollywoodiense de hoy en día, que con 12 años ya quieren parecer más jóvenes.


Jennifer López se pone este traje y nos la comemos viva. Pero se lo pone Dakota y nos derretimos. Pues no. Que ser niña no le da permiso a tu madre (o a tu agente, que con estos chavalines nunca se sabe) para que te entierre en montañas de tules.

Angelito, que no sabe ni donde poner los bracines. Porque como no le dejan llevar ni un triste bolso de Hello Kitty la pobre va a pelo, con lo complicado que es posar con el brazo a palo seco. Creedme, hay cientos de fotos de Dakota atrapada en una orgía de rasos y lazos, pero nos las vamos a ahorrar.


Como ya hemos señalado, Dakota no sabe ya ni que edad tiene. Por ello a veces empieza a vestirse como una niña de su edad. O una niña de su edad pasada por la turmix de Nicole Kidman.


La única diferencia es que la Kidman no sonríe por miedo a una fuga de Botox y Dakotina se ríe siempre como una bendita. Pero a parte de eso, hasta deben pesar lo mismo. Quedémonos con la sonrisa de Dakota. Espontánea y natural, como la de un niño.

O puede que no.

¿Habéis visto alguna vez una sonrisa más falsa y forzada? ¿Una mirada más aterrorizada? No nos sorprende, claro. Seguro que se estaba mojando las braguitas del susto.

Aquí puede que se mojase las bragas por otro motivo. Creemos que esta fue la primera vez que Dakota se preguntó qué era ese picorcillo tan rico que le estaba entrando por ahí abajo. No la culpamos.

Aquí vuelve la Dakota más falsa. A mí también me entraría la risa nerviosa si Tom Cruise se empeñase en cogerme en brazos siempre que me hacen una foto con él.

Fijaos que Dakota lleva una espardenyes, ese calzado tan catalán y tan rural. Sí, cuando Tom Cruise, por fin, la soltó, se fue a coger rovellones.

Supongo que os habéis dado cuenta ya que todo el mundo ha pillado la perra de hacerse una foto con Dakota como si fuese la Torre Eiffel. Si no te haces una foto con Dakota no eres nadie. Pero cuando te la hagas, por favor, intenta no aplastarla.


Atención a como aparta el bracito para no acabar metiéndole el codo en la huevera al gordo de Vince Vaughn.

También puedes hacerte una foto con Dakota y no parecer una retrasada mental. Como se aprecia, Brittany Murphy no lo logró.

En un par de años Dakota empezará a darle al bebercio, al droguerío, al anoxiquerío y a todo lo que ya sabemos. Desde aquí queremos ir avisándola ya y le vamos a poner una foto de otro niña actriz, aunque nosotros
la hayamos conocido ya de mayorcita.


Así va Lindsay Lohan a las fiestas de Halloween. A esta le dices Halloween y ella oye furcia.

Ayyyyy, si es que nos crecen tan rápido. Y si no que se lo digan al rubito amigo de Hilary Duff, que trempó sólo de ver el contenido del bolso de Hilary.