Famosos que la comen bien

No es suficiente con saber chuparla. También hay que saber comerla, y vamos a mostrar quiénes son los que mejor saben del tema. Auténticos devoradores entre los que se encuentra, de nuevo, ¡Annalynne McCord!

En el McDonald's

¡Bocataaaaaaaaaaaaarl!

Como habí­a mucho material, he decidido dividir el asunto en dos artí­culos. Este es algo menos sorprendente que el anterior, puesto que es poco interesante ver a Sandra Bullock con peluca y gafas llevándose un dátil a la boca:

Sandra Bullock

Por eso he pensado que me podrí­a arriesgar más sacando a Paris Hilton lamiendo un pincho de frutas ensartadas. Claro, te dan el palitroque para hacer la gracieta, y con los fotógrafos sacándote fotos “a tó meter”, a ver cómo te las ingenias para catar el invento. Pues con destreza y cara de viciosilla:

Paris Hilton

Es el turno de los bocadillos. Vamos a empezar por Kelly Clarkson, que se pasó un poco con el king size del chiringuito. Es de estas cosas que no sabes por dónde cogerlas y que, si las pides con salsa, es hasta divertido que te vean comerlo. ¿Nunca os pasa que hay bocadillos, pitas, sandwiches y demás inventos que los coges y te superan de lo difí­ciles que son de comer? Pues esto le pasaba a Kelly, pero el hambre lo puede todo. Hasta la foto tiene una sombra que parece que es la boca que se le ensancha:

Kelly Clarkson

¡Teeenemos hambre, hambre! ¡Teeenemos hambre, hambree!

Pero lo divertido es ver ¡que Annalynne McCord vuelve a nuestras vidas! Si flipásteis viendo cómo se ensartaba una banana agarrándose el pescuezo, no perdáis ojo de ésta. Esta tí­a comiendo es todo un espectáculo, parece que se va a meter el bocadillo entero en la boca de un empujón como hizo con la banana:

Annalynne McCord

¡Rrrrraca!

Yo creo que es de las que, en las reuniones de amigos, se come los gajos de naranja tirándolos al aire y cazándolos con la boca. Verla comer es todo un circo.

Y el circo da hambre, especialmente el circo polí­tico, que entre mí­tin y congreso, hay que reponer fuerzas. Y como los polí­ticos no se callan ni debajo del agua, pues les pasa como a Hillary, que se traga hasta la servilleta, si hace falta:

Hillary Clinton

Pásamuna Pessi aracuandopuedasijo, melfavor. Diostelopague.

Qué mala suerte es darle al bocata y que haya un fotógrafo delante, es tener mala pata, porque te corta el rollo que no veas. Pero si eres catetillo, pues te comes la comida en público como el que se saca los mocos o se rasca las pelotas:

George Bush

Si ya tienes poco prestigio, verte en público safando una masorca como si fueras un mono es menos apropiado.En realidad, me parece poco apropiado comer una masorca en público. ¿A vosotros no os parece?

Y ahora, la imagen más fuerte:

Chloë Sevigny

¡Santí­sima! ¿Es Ninette? ¿Es un señor de Murcia? ¿Es Javier Gurruchaga travestido? ¿Alguien identifica a la musa de esta página en la instantánea? ¿Qué ha pasado con el labio inferior? ¿Por qué no se pinta las cejas en plan Billie Piper y ya lo remata?

Queremos respuestas.

Me pongo tó cerda

En estas rosas páginas nos hemos preguntado muchas veces qué comen las celebrities. Bueno, de hecho nos hemos cuestionado si comen.

Pues sí. Por lo menos las Olsen sí.

Pero wait… Ese pelismo, esa pose estudiada, esa luz benigna, esos platos sin mácula, esa mirada perdida en la lontananza… ¿Pretenden engañarnos con semejante artificio? ¡No ha nacido la Olsen twin que pueda dárnosla con queso!

¿Veis? Así es como come una Olsen. Vestida de abueli pordiosera, con pelos de loca, y unas gafas enloquecedoras. ¡Si es que las puede usar de platos, coño!

Nicole Ritchie es otra de nuestras protegidas (sí, Nickie, te queremos). Por eso nos preocupan sobremanera estampas como estas:


Sí, es Nicole Ritchie manejando comida. Pero… ¿no os fascina el hecho de que es la única persona sobre la faz de la Tierra que parece que VOMITE la comida en vez de ingerirla?

Comparemos a Nicole con personas que sí que disfrutan de la comida:

Esa Cynthia Nixon que repliega su papadilla para hacer sitio al sabroso bocado, mientras cierra los ojos, golosona.

Esa Heidi Klum que desencaja su mandibulita para cascarse una burger (que parece hecha del mismo plástico que las de las Olsen de antes).

Esa Giselle Bunchen que encarna lo de ‘ponerse tó cerda’, tanto por la pasión que le pone a la pizza como por su batuqui de pilingui.

¿Veis? ¡Si es que en FnB somos buenos!

Bueno, por lo menos hasta ahora…

Terminamos con una imagen bastante desagradable (y esto lo digo en serio, supongo que los lectores más veloces con el scroll ya habrán visto lo en serio que voy).

Nada que ver con la tierna estampa con la que iniciábamos este post, aquí tenemos a Keanu Reeves vomitando. Sexy, sexy!