Gwyneth Paltrow dándolo todo

Las bragas de color carne va a pegar fuerte esta temporada

Breve pero intenso. Os pongo en situación:

¡Ay!¡Cómo empezaste la década y cómo la acabaste!

Gwyneth Paltrow, hija predilecta de Talavera de la Reina se ha unido al insigne club de mujeres que enseñan el “tote al salir coche”

¡Ostia! Hace rasca ¿eh?

Que si, que vale, que lleva bragas, pero si miras rapidillo…

Ahora mismo se puede decir que tiene algo en común con Paris Hilton y Britney Spears. Ambas no deben estar muy contentas, ¿o si?

Fotos reveladoras de nuestros lectores

Hoy retomamos el contacto directo con la plebe, descendemos al vulgo para codearnos con nuestros lectores y admiradores.

Fug And Busted hace un seguimiento de vez en cuando entre los bloguines de nuestros asiduos, y en una de esas rondas, hemos tropezado con unas instantáneas asombrosas en el blog secreto de Phoebe.

Hasta tal punto hemos influido en la sociedad, que ahora tenemos a la juventud echándose a las playas a imitar a  Nicole Richie. Por lo visto,  Phoebe  y su amiga se aplicaron lo de “y de postre, dedo” después de cada comida, hasta conseguir esta espeluznante situación:

Mostrar imagen

Pero, ¡alto! Todo esto es un juego sucio, estamos ante unas expertas en ilusiones ópticas, con avanzados programas de edición digital, de esos que debe usar Britney Spears, porque, si no, no nos explicamos la transformación:

Mostrar imagen

¿Significa esto que todas las fotos que vemos dí­a a dí­a de nuestras celebs son un montaje? Gracias a Phob, hemos descubierto esta nueva dimensión del apabullante universo de las fotografí­as comprometedoras de famosos. ¿Hasta qué punto es cierto esto?:

Mostrar imagen

Mostrar imagen

Entendemos que os sintáis estafados, podemos haber vivido una mentira durante todo este tiempo, y en realidad todo lo que hemos visto no son más que montajes…

Mostrar imagen

…o no.

¿Qué opinamos? ¿Debemos conocer La Verdad o nos da igual porque sigue aumentando nuestro autoestima ver a Britney Spears toda ceporra en una mecedora?

Una auténtica diva nunca pierde la dignidad

Queridos, alguien está jugando con la dignidad de nuestro icono fug favorito.

Nótese que Brit sigue atenta a su cigarrillo, como si estuviera superacostumbrada a que cualquier ajeno decida subirle el g-string hasta la campanilla.

Por otra parte, en FnB aplaudimos la persistencia de esa fug en ciernes que es Sienna Miller. No sólo se ha plantado una nueva cortina y aún más horrible que las anteriores, sino que además ha reaccionado mal al alcohol. Nos encanta el detalle del guardaespaldas poniéndole una manaza en la espalda en plan “vale, Sienna, pero ahora métete en el coche que vas a salir en Heat”.

Increíblemente, Joss Stone estaba sobria cuando decidió aparecer en público con esto.

El nuevo hair-do acentúa su cara de travestorra, pero lo que nos tiene de verdad intrigados es el vestido. Es que ni en Oxfam. Quizá haya encogido hasta poder embutirse los vestidos de Barbie, pero es que hasta Barbie ha dejado de llevar eso. Aunque, un momento, ahora que caigo a lo mejor es que se ha hecho amiga de Gwen Stefani.

Otra que ha cambiado de estilo es Gwyneth Paltrow, y si Chris Martin la abandona por ello me parecería muy bien porque ya lo estoy visualizando con su colección de guitarras colgadas de los pezones. However, la conversión de Gwynnie de loca macrobiótica a goth wannabees un poco preocupante. A lo mejor lo que necesita es abrazar la Cienciología.

Y, para terminar, nuevas imágenes de nuestra protegée Maralla. No sabemos quién diseñó el infame poncho (¿o es una manta de viaje?) que lleva puesto, pero nos encanta.

Por supuesto, agradecemos que Mimi se embuta en una chaqueta de la talla cero y que debajo sólo lleve su wonderbra. Es que Maralla es una diva de verdad.

Lots of love

Espectros del pasado

Queridos, imaginad por un momento que estáis en la cumbre de la fama, que sois un indiscutible fashion icon o una diosa de la pantalla, y que de repente algún desalmado desentierra la foto más hórrida de vuestro pasado, donde aparecéis con bigote a lo Eva Longoria, o el pelo cardado, o una de esas tendencias 80’s que nunca, nunca tendrán excusa, o simplemente con vuestra cara tal como era, antes de haberle pasado la pasta al cirujano de turno.

Dado que ninguno de nosotros está en la cumbre de la fama y que no somos diosas de la pantalla o iconos fashion, procedamos a comentar el aspecto primigenio de alguna de las que sí tienen que marcar las casillas anteriores, en una especie de ejercicio de humillación ajena perfectamente consciente y por lo tanto saludablemente sádico.

La primera de nuestra lista ha de ser forzosamente Nicole. Ella, de pálida belleza etérea, vestida de Chanel y apareciendo increíblemente bella en Moulin Rouge (antes de lanzarse a la debacle de botox, cirujanos y decadencia a lo Bette Davis) era esto, allá por 1983.

Si bien Nicole ya nos ha acostumbrado a estos shocks cada vez que reemiten ‘Los Bicivoladores’ en televisión, la imagen siguiente es mucho menos conocida. Gwyneth, antes de poner nombres absurdos a sus retoños, y volverse macrobiótica y, goodness gracious, volvernos locos de envidia por estar casada con Chris Martin, tenía esta cara de Miss Peggy, tan corriente en los hemisferios angloparlantes

Y he aquí a Julia, mucho antes de sus cuarenta y cinco matrimonios frustrados, de Pretty Woman y del Oscar, de los gemelos y de las sucesivas operaciones quirúrgicas, entre ellas la imprescindible que le corregiría su estrabismo, suponemos, y antes de que descubriera, claro está, ese maravilloso ingenio llamado secador de pelo (sin el cual, matizo, no sé lo que haríamos).

JLo puede intentar dar su mejor ángulo a la cámara, y perfilarse los ojos y poner cara de ‘soy la Jenni’, pero esta foto nos horroriza particularmente. Nos preguntamos cómo era su famoso trasero en esta imagen, antes de haberse gastado los cuartos en entrenadores personales. El hair-do nos deja speechless.

Por ahora esto es todo. Lots of love.