Awful Brittany Murphy

Una de nuestras webs favoritas escribe su personal esquela del modo en el que mejor sabe hacerlo; descojonándose de los apaños que le hicieron a la celeb de turno en el quirófano del 4 º izquierda.

Como ya sabe todo el mundo y FNB se encargó de reseñar hace poco, Brittany Murphy nos ha dejado a la edad de 32 años. Su muerte, como la de las grandes, está rodeada de interrogantes: que si era anoréxica, que si se metí­a más que la Wino, que si se llevaba a matar con su marido…

brittany

Una mala tarde la tiene cualquiera

En awfulplasticsurgery.com (página que adoramos porque compartimos nuestra predilección por la charcuterí­a fina) se han encargado de hacer un emocionante retrato sobre su persona, un sentido homenaje aderezado con hilo de oro y bótox, mucho bótox.

brittany_murphy_trout_pout

De rubia o de morena, con un rosa o un malva, con un fond de teint u otro, nuestra Brittany presume de lo que viene a ser un morramen de trucha en toda regla.

Por cierto, qué mal sacadas tiene las cejas en la última foto.

britney_lips_scary

Más es másgñe!

Pero en awfulwhatever tienen su corazoncito y se preocupan por la familia una supuesta adicción de Brittany a los analgésicos… debido a la cirugí­a plástica (what?) Modo: traducción.

Dos poderosos analgésicos, hidrocodina y vicoprofeno, estaban entre las pastillas encontradas en su casa (…) Creo que su búsqueda de la perfección a través de la cirugí­a plástica afectó tremendamente a su psique.

Majjj claaaaro, Moí«t.

brittany_veneers

Ojj quiero

La verdad sea dicha, talento no dudamos que tuviese, pero de tetas no iba sobrada. Como pasa en la mayorí­a de estos casos, se puso pechamen hasta que no pudo parpadear más.

murphy

Me pongo atómica

Sin palabras me quedo con el sujetador por encima de esas tetas de tamaño planetario (by the way, separadas por el canal de Suez), las bolsas de los ojos (¿son las que le quitaron a Lass Tevan?) y el vestidito de algodón (pero de algodón sin tratar, del que recogen en los campos de Louisiana, del que pringas en mercromina cuando te cortas con el cuchillo del jamón)

La foto es un pozo sin fondo de información; en FNB estamos convencidos de que Brittany Murphy es la perfecta fusión entre Gwen Stefani y Pilarita de Gran Hermano 11.

gwen-stefani

pilarita

Ay, mamaí­ña…

Y con esto y un turrón del duro doy por terminada mi última crónica del año no sin antes desear un 2010 muy muy fug a todos nuestros redactores y comentaristas.

Keoki, desde el vestí­bulo del Waldorf Astoria brindando con una copa de Fanta Piña y estrenando slippers.

Chin, chin!!

Secretos espeluznantes

Queridos, después de documentos de impacto como la peluca de Beyoncé, en FnB nos habíamos propuesto desvelar los secretos más espeluznantes, aquellos que os harán correr a la peluquería más cercana en un ataque de pavor implorando un hair-do que sobreviva a cualquier apocalipsis.

Empecemos con emociones fuertes.

“¿Qué pasa?, estamos en los ochenta”

Si en los ochenta tenías más de diez años, lo más probable es que alguien tenga una foto tuya con un nido de ratas en la cabeza. Lo habéis adivinado. Teri “Me he lavado los dientes con lejía” Hatcher, cuando decidió que para salir en McGyver debería hacerse un peinado capaz de eclipsar al de Richard Dean-Anderson. Nótese que entonces aún no se había lavado los dientes con lejía. Es más, ni siquiera se los había arreglado. Como Tom Cruise.

Continuamos con un clásico del bad hair-do y del fug en general. Gwenstefani, queremos verte sin maquillaje y sin tinte.

“¿A que yo soy todavía más 50’s que la Yojanson?”

No se vayan todavía, aún hay más.

“Fabrizio, por fin me has dejado el pelo que quería. Vibrante y natural, porque yo lo valgo”

Ciertamente, a Kirsten Dunst podríamos incluirla en cualquier especial. El hecho de que hoy toque el especial pelos no nos va a frenar. Desde aquí la imaginamos lamiéndose la palma de la mano y colocándose su pobre flequillo amarillento sobre su protuberante frente. Oh, Kirsten. Danos un respiro.

“Hello again, FnB!”

Claro que para bobs mal hechos, el de Keira BadHairEveryday Knightley. Del vestido y de la cara de borderline también podemos hablar, pero hoy nos sentimos benevolentes. La noticia es que no lleva cinturón.

Y la que no podía faltar es Jélena.

“¡Ahora no vale! ¡Que me habéis pillado fatal, jo!”

Probablemente mi premio al peor hair-do masculino es para Jude Law, a quien en la siguiente imagen podemos ver corriendo a la peluquería después de haberse levantado con esos pelos, de tal modo que hasta se olvida de ponerse los pantalones. Tchck, Jude. Te hemos visto peor otras veces, tampoco era para tanto.

La que sabe cómo montárselo es Julia Ormond (¿alguien se acuerda de cuando hacía pelis con Richard Gere y Sean Connery?). ¿Que tienes un bad hair day? Ponte un gorro. Nota al pie: si no tienes un gorro, basta con la labor de ganchillo de la vecina Rose-Marie.

“Yo también adoro Oxfam!”

Pero como sabemos que lo estáis deseando, aquí tenéis el documento de impacto verdadero. Nicole con su marido de A.A y esa cosa indescriptible en la cabeza. ¿Calvicie incipiente? ¿Raíces secas? ¿Raíces no teñidas? ¿Pelo deshidratado? ¿PELUCA? Esperamos vuestros comentarios.

Lots of love.

Ser madre NO te cambia la vida


No, no es Fergie de los Black Eyed Peas. Esa ya tuvo su post de gloria. Pero… ¿a qué tiene el mismo aire de ‘uoh, uoh, uoh, soy una teen de edad indefinida’?

Ella es… ¡Güen Estéfani!

(Obviaremos la pronunciación correcta de su apellido, porque nos la trae al whatever).

Para desgracia de la decencia estética, la marca de la casa ‘Estéfani’ ha sido siempre un curioso uniforme hecho, a partes iguales, de bikinis y sudor. Todo regado de generosas cantidades de agua oxigenada para que su pelo luzca de un achicharrado de lo más superguay.

Esta es la Güen Estéfani en su traje de trabajo:


Oye, mira, es una opción, ¿que no? Es como la Sporty Spice pero como más ‘Los Angeles version’, más excesiva, como más guarrona… Mel C reinterpretada por Angelyne.

Y, bueno, ya sabemos cómo es el exceso. Te pones, te pones, y al final estos pantalones verdes combinados con esa chaqueta de pata de gallo te parece lo más de lo más. Y, por supuesto, te pones un bikini remezclado, que no se diga que tu ropa llega por debajo de las tetas:


Nótese también otro tema muy Estéfani, que es la locura de peinados que lleva. Locura que en momentos llega a desquicie incomprensible:


No sé muy bien si llegó al pelo a través de su falda-chanclas-sujetador de peluche azul, o fue la idea de ponerse ese pelo la que la obligó a ingeniarse un modelo killer que no desentonara. Lo de los plastiquitos que le enmarcan los ojos, robados de un juego Mediterráneo para compartir, tiene menos explicación posible.

En fin.

En estas que Güén sentó la cabeza y dejó que la preñaran. Aunque, bueno, nuestros lectores fieles sabrán que preñadez y sensatez no van siempre de la mano.

Pero oye, para cuando Estéfani anunció su estado de buena esperanza sus locuras con el pelo se limitaban a cosas como esta:


Seguramente le recomendarían reposo en el primer trimestre del embarazo y se pondría ‘Evita’ en el DVD again and again. Un diez de comprensible.

Pero mira, luego la cosa degeneró. Y aunque se le han visto a Estéfani modelos muy dignos durante su embarazo, también ha lucido cosas como estas:


Porque being pregnant no tiene por qué hacerte renunciar a los vibrantes colores de un chándal Meyba, di que sí.

Lo que no podemos evitar aprobar, en cualquier caso, es el hecho de que por fin la Güén se tapara un poquito, aunque para ello optara por el rollo ‘saco de colores’. Estilo que, para bien o para mal, parece haber conservado una vez soltado el crío (que responde –cuando responda- al nombre de Kingston James… que por lo menos no tiene una ‘sh’, oye…).


¿Veis? Si es que todas acaban igual…

Fug and figure… hasta la sepulture, oiga…