Los vellos que pueblan vuestras pesadillas

Queridos, hoy Fug and Busted abandona caminos más apacibles para adentrarse en el territorio de vuestras pesadillas. Si no hace mucho nos estremecíamos con el bigote de Helena Bonham-Carter y las peludas axilas de Juliette Lewis, ambas epítomes de lo fug, en este post desvelaremos qué otros personajes tienden al hirsutismo.

Todo empezó en Cannes hace varios años, cuando Julia se decidió a saludar a los fotógrafos, llena de emoción, y al levantar el brazo descubrimos horrorizados una axila absolutamente plagada de pelo, prueba definitiva de que ella no es pelirroja, como puede verse en esta foto.

El caso de Julia es similar al de Tyra Banks, que en una de esas fotos así como supercasuales se deja ver con un top que revela no sólo un horrendo sobaco, sino una cantidad de pelos considerable que Venus de Gillette, Silkepil o Veet no se han molestado en eliminar. Tyra necesita una amiga que le diga playa o montaña, nena.

El caso de Lizzy Jagger es tan espeluznante (juju, recordemos la raíz latina del adjetivo) como el de Juliette Lewis. Porque en esta foto Lizzy está posando para el catálogo de moda de Whatever, levantando ostensiblemente los brazos y mostrando un vello axilar rizoso y horrible, a juego con su cabeza permanentada y con el rollo patas de araña de sus pestañas fake. La pregunta es ¿qué catálogo de moda tuvo la espantosa idea de fotografiarla así?

Y por último desvelaremos la incógnita. ¿Por qué Selma Blair lleva flequillo? La respuesta está en esta imagen. No, no estamos hablando del modelito princesa del hiperespacio, diadema incluida, sino de su nacimiento de pelo. Selma, si en los años cuarenta Rita Hayworth se hizo toda la frente, tú también puedes. Oh, y de paso te recomendamos el corrector de ojeras y el touche de lumière. Because you worth it.

Lots of love.