La herencia de Carmina

No vamos a hablar de joyerí­o, ganaderí­as y casoplones en Marbella. Se cumplen cinco años de la muerte de La Divina dejando tras de sí­ como única herencia una estela de personajes nacidos a su sombra y que flaco favor nos hacen con su existencia.

Nadie podrá igualar nunca su golpe de melena, su asombrosa capacidad de engordar y adelgazar al son que dictan los precios de la coca butifarra y sus elaboradas teorí­as sobre el polvo del Rocí­o. Carmina Ordóñez murió el 23 de julio de 2004, según la wikipedia: “Debido a un accidente en la bañera.” También añade:   “Se ha especulado que Carmina estuviese bajo el efecto de las drogas, pero no ha sido demostrado.” Aquel dí­a no sabemos si aderezó las tostadas con aní­s del mono o le pusieron una coca-cola caducada en el after de turno; pero es vox populi que a Carmina le gustaba más un buen tiro una poquita de grasssia de vez en cuando que a Falete un Kinder Sorpresa.

Carmen se ganaba la vida como podí­a: de tertuliana, de relaciones públicas de whatever y, por supuesto, vendiendo exclusivas. Como bien decí­a en vida a todo aquel que quisiera oí­rla:

Carmina Ordóñez rociera
He vendido, vendo y venderé

Pues bien, lo único cierto es que la Ordóñez ya no está, pero una panda de personalidades de lo más variopinto sigue viviendo de lo que fue y se encarga de recordarnos que su espí­ritu sigue entre nosotros (Uy, qué canguelo!)

Julián Contreras, Jr.

Julián Contreras, Jr.
Be mastuerzo

Vástago nacido de su unión con Julián Contreras, cantante de catadura similar a Bertí­n Osborne en cuanto a estilo e interés se refieren pero sin carrera musical conocida. Estaba calentito el cadáver de su mami cuando se hizo una girita de programas para pagarse las clases de interpretación (porque el niño tuvo los santos cojones de intentar convertirse en actor) y los anabolizantes, a juzgar por las esporádicas apariciones televisivas de los últimos años en las que se le ve cicladí­simo. Por lo menos no le dio por matar animales en las plazas de toros, como a sus dos hermanos mayores (FNB con vocación ecologista y reivindicativa)

Ernesto Neyra

Tí­pico señorito andaluz cargante y baboso, bailarí­n (!!) de profesión. Se convirtió en el tercer marido de Carmina. El matrimonio duró dos años y tras el divorcio (previo paso por Tómbola), la Divina le denunció por malos tratos. Claro, que antes de la denuncia habí­an posado para Interviú vendiendo un supuesto accidente doméstico, él rodeando protector a Carmen y ella con el ojo como una berenjena (what!?)

Ernesto Neyra
ñeeeee!

A Ernesto nos lo hemos tenido que seguir comiendo como personaje porque se casó con Leli Céspedes y tuvieron tropecientos hijos. Leli “la Coneja” Céspedes también aprovechó el tirón porque por lo visto Ernestillo “Manosuelta” también le metí­a sus hostias de vez en cuando; con lo que el divorcio y la gira promocional de plató en plató estaba más que cantada.

Lara Rodríguez

Lara Rodríguez

Secretaria y acompañante eventual de Carmina en sus viajes a Marrakech. Acabaron como dos perras con sarna en una pelea de barro porque por lo visto Lara poní­a a su jefa a parir en los corrillos de Benalmádena por las tardes cuando por las noches le pillaba los gramitos en el poblado chabolista más cercano.

Muerta Carmina hasta quedó bien y todo ante la opinión pública porque al parecer decí­a verdades como puños pero le gustaba lo de quedar como la bruja del Norte.

Coto y Kiko Matamoros

Uno de los dos fue su manager (y no me acuerdo cual, ¿qué pasa?. El que pretende suicidarse y que nos importe o el otro, me la suda) Ambos tienen un corte de capos de la mafia que da miedí­n y una voz labrada en Farias y gí¼iscazo de lo más caracterí­stico. Defendí­an a capa y espada a Carmina y seguimos comiéndonoslos en pooogramas de tarde/noche. By the way, no sé por qué pero desde hace un tiempo no se tragan.

Belén Ordóñez

La hermana decrépita de Carmen O; la versión vieja y cutre de la Divina. Arrastra el drama de tener pinta de yonqui cuando la que se metí­a las rayas los rebujitos de cuatro en cuatro era la otra. De oficio desconocido, ayer le organizó una misa a nuestra protagonista y acudió con un traje morado de floripondios del que no encuentro testimonio gráfico. Este también nos muestra el desví­ado gusto estético de Belén O.

Belén Ordóñez y Carmina

Pepe, el Marismeño

También canta, también estuvo lí­ado con Carmina y también tiene un fí­sico que describe peligrosas curvas pre y post-detox.

Pepe El Marismeño
Sevilla tiene un color ejjjpesssiaaaaal!!!

El Chuli, el Pai y el Cabra

Amigos inseparables de Carmen, aunque las buenas lenguas dicen que sólo se acercaban a ella para sacarle la sangre en los meses de calor, en feria de Abril y los sábados en el Space de Benidorm. Nadie les ha visto nunca y se rumorea que permanecen en la sombra preparando el lanzamiento mundial de un grupo de techno-flamenco.

chuli-pai-cabra-450x371

¡¡Carmina!! ¡¡Vuelve y llévatelos a todos de farra muy lejos de aquí­!!