Laboratory Pipol vol. 2

Hoy vamos a retomar un artí­culo que quedó pendiente de una segunda parte en el pasado. Hace dos años, Sunsie Hartford publicó una densa lista de rinoplastias y bottox faciales. Se llamó ‘Laboratory Pipol vol. 1‘.

Hoy, ofrecemos una segunda parte con imágenes de otros tantos famosos que se han quedado en el tintero.

1. Paris Hilton. La Heredera es lo que es gracias a su nariz, sus polvos Nars y sus Ciba Vision Elegance. Rinoplastia:

Mostrar imagen

2. Salma Hayek. Era una adolescente fan de ‘Al salir de clase’ súper fan de Mónica Estarreado. Se cambió la nariz para ser como ella. En realidad, la de la derecha es la propia Mónica Estarreado. Rinoplastia:

Mostrar imagen

3. Lisa Rinna. La sustituta de Hunter Tylo en ‘Melrose place’ no pudo ser mejor. Los productores tiraron a esta:

Mostrar imagen

para poner esta otra:

Mostrar imagen

Se ve que era realmente necesario mantener un personaje que tuviese los morros excesivamente colagenados, y cuando Hunter se quedó preñada, la sustituyeron acertadamente por Lisa. Para homenajearla, podrí­amos llamar a la operación de estos caracterí­sticos morros, una rinna-plastia (hah, hah, hah).

4. Jennifer Lopez. Otra rinoplastia (mejor dicho, ¡una nariz completamente nueva!), y puede que no mucho más, aparte de un estilismo nuevo.

Mostrar imagen

5. Fergie. Una bella promesa que tení­a una bonita cara en su juventud, la cual ha cambiado por la de una prostituta sacada del Sunset Boulevard. Rinoplastia:

Mostrar imagen

6. Courtney Love. No sabemos exactamente con cuál de las dos estampas quedarnos. Lo que nos ha quedado claro es que nos alegramos de no estar en su pellejo. Destrozaplastia:

Mostrar imagen

7. Star Jones. Aunque no os lo creáis, las dos mujeres son la misma persona. Digamos que antes era una Marí­a Del Monte del gospel, y ahora es una reencarnación de sí­ misma en una nueva vida. Liposucción:

Mostrar imagen

8. Jessica Simpson. No sabemos exactamente qué se ha hecho en los labios, pero antes tení­a una cara de loca sólo comparable a la inigualable Missi Pyle:

Mostrar imagen

¿Que no sabéis quién es esa tal Missi? Si habéis visto ‘Charlie and the chocolate factory‘, quizá recordéis el excéntrico personaje de la madre de la niña rubia repelente, que era dos veces más repelente que su propia hija. Fijáos en cómo era Jessica Simpson antes, y en este fotograma de la pelí­cula de Tim Burton, donde aparece Missi:

Mostrar imagen

Digamos que su cara de stalker borderline de frente aliení­gena nos recuerda a Amaparo Larrañaga y íngeles Martí­n a partes iguales. Si Jessica no se hubiese tocado los morros, serí­a tan entrañable como nuestra querida Missi.

9. Antonio Sabato. En los comentarios de la primera parte del artí­culo, Elmie mencionó el cambio de este actor, y hemos investigado. Rinoplastia y peinadoplastia:

Mostrar imagen

Un pequeño retoque de nariz, un peinado nuevo, un bronceado y no te reconoce ni tu madre.

10. Tom Cruise. Añadimos un hombre más a la lista, Tom, que ha conseguido sobrecogernos al descubrir que ha tenido tres narices:

Mostrar imagen

En ambas imágenes, vemos que conserva la misma forma del rictus de la boca hasta su horrible nariz. Pero no es hasta que lo vemos de frente cuando vemos el auténtico cambio. Rinoplastia:

Mostrar imagen

11. Nicole Kidman. Y pasamos de Tom a su ex. Esta mujer necesita un seguimiento de cerca en cuanto a su frente se refiere. Cada dí­a crece más, y más y más, y se pone más y más bottox. Deberí­amos verla con 20 o 30 años más para mirarla desde detrás de la silla aterrorizados. Rinoplastia, piñoplastia, pómulos y bottox:

Mostrar imagen

12. Melanie Griffith. Terminamos con la señora Banderas, que era realmente guapa, tení­a unos labios estupendos y habrí­a podido mantener su belleza natural dignamente sin haberse hecho nada, pero se equivocó. Quizá es uno de los ejemplos más veteranos y claros de unos labios horribles. Morroplastia:

Mostrar imagen

Siendo hija de quien era, por culpa de su adicción a las pastillas, su operación de labios y su boda con el actor español más insí­pido, ha estropeado la que podí­a haber sido una gran carrera cinematográfica.

Ya sabéis de qué van estos artí­culos. Las narices, quizá, pero nunca os toquéis los labios, sólo le salió bien a Michelle Pfeiffer.