Como ser un fashion blogger en 10 pasos

Antes de que acabéis de leer este artí­culo estaréis alternando con modernos y trasegando substancias en el “backstage”. No digáis que no os avisé.
Y como invitado especial tenemos a BryanBoy, el filipino más cool a este lado del estrecho de Malaka

Sé que lo estáis deseando, pero no os atrevéis a preguntar. Cada mañana cuando os miráis en el espejo pensáis “Yo puedo ofrecerle mucho más al mundo que ocho horas en una oficina con fluorescentes. ¡yo puedo ser fashion blogger!”

Pero no es un camino sencillo. Al contrario, todos los que han triunfado lo han conseguido gracias la suerte, a tener morro y en contadí­simos casos, al talento. Bryanboy empezó hablando sobre desfiles y ahora campa a sus anchas por los backstages del mundo y alternando con modelos y diseñadores. Por eso yo os voy a facilitar los 10 pasos que os convertirán en celebridades locales.

Pues nada, aqui estoy, epatando al personal
Pues nada, aqui estoy, epatando al personal

1 – Ten un blog: Vale. Este paso es tan obvio que muchos lo ignoran, y después de haber estado toda la santa mañana fotografiando a la gente moderna y preguntándoles qué llevan puesto (y tras haberte llevado un par de ostias bien calzadas por preguntar cuánto les ha costado) ¿a dónde vas a subir las fotos?¿Al flickr?¿Estamos locos o qué?.

Nada, os hacéis un blog que es gratuito (ver sexto paso). Será por plataformas (a lo mejor conseguí­s que bitácoras.com se vuelva cool de la noche a la mañana. Aquí­ usamos WordPress, pero porque tenemos un CSS súpercurrado y ultimamente en blogger están mutilando algunos blogs.

Bryanboy tiene hasta un blog personalizado con una cabecera en la que sale un dibujo (basado en una foto) en el que sale a un asiento ¡sólo uno! de distancia de Anna Wintour, esa que tiene corte de pelo de prí­ncipe medieval, gesto de estreñimiento crónico y edita Vogue USA, la misma. Eso para que veáis lo lejos que podéis llegar.

El front-row ya no es lo que era
El front-row ya no es lo que era

2 – Si te critican es por envidia: Una vez tenemos el blog montado la gente empezará a visitarlo. Bien. Nos dirán lo guapos que somos. Genial. Y el estilazo que tenemos. Chachi. Y que somos gilipoll… ¿qué?. Pues si, desde el primer momento que uno se vuelve fashion-blogger debe tener en cuenta que los “piropos” le van a llover. Hay varias opciones:

  • Ignóralos: Al fin y al cabo, lo que se pretende es que acabes teniendo más cara que espalda. No llegan más lejos los mejores, sino los más impermeables a las crí­ticas.
  • Respóndeles con educación: “Estimado señor/señora/ente asexuado, para nada comparto su opinión sobre mi persona. Le deseo una buena úlcera. Atte, el fashion-blogger de turno.” Y luego te pones a hacer recuento de tus amiguitos del facebook (imprescindible el caralibro para poder presumir en plan “yo tengo 324 amigos, sólo en Parla, ¡imagí­nate!”)
  • Muerde: En momentos duros, y tras graves acusaciones, acuérdate de la inmemorial sabidurí­a del gremio de transportistas: Dios te dé el doble de lo que me deseas a mí­. O puedes llamarlos ignorantes, retrasados, paletos, incultos, fascistas, pedorros, feos, gordos, calvos, jorobados, deformes, … ¡el improperio es la nueva difamación!

3 – No tengas amigos feos: Respecto al facebook, está bien eso de hacer amigos a troche y moche, pero cuidadí­n. Nada de gente fea, excesivamente peluda o que simplemente a través de su avatar del FB transmita una sensación de mal olor corporal. Los calvos tienen un pase si visten de marca o en su defecto, van al gimnasio. Consejo: Ten cerca un amigo algo feo cerca de ti, así­ puedes hacerte fotos a su lado y tu te verás más resultón.

En este caso, es Marc el que se ha aplicado el cuento de "me pongo al lado de un espantajo y me veo mejor"
En este caso, es Marc el que se ha aplicado el cuento de "me pongo al lado de un espantajo y me veo mejor"

4 – Usa anglicismos: Esto no implica que sepas inglés, es más, el conocimiento está sobrevalorado en la sociedad. Con saber chapurrear cuatro frases y saber la diferencia entre bitch y beach ya puedes llegar bastante lejos. Además, ¿para que está si no el traductor de Altavista? Consejo: Aprende un par de términos en las otras dos lenguas francas de la moda, francés e italiano. Nada de lentejuelas, se llaman pailletes. Nada de tacón, se llaman stilettos ¿Estamos?

5 – Viaja a los desfiles: Otro de los objetivos es que te inviten a los desfiles. Pero enfrentémonos a la realidad: tú no sabes mucho de moda, tu blog lo leen cuatro mariliendes y los asientos en los desfiles se repartieron hace varias temporadas, así­ que la única alternativa es meterte en Ryanair y buscar el vuelo más tirado a las capitales de la moda (éso y un buen bed&breakfast, mejor céntrico y sin cucarachas). De ahí­ a alternar con Emanuelle Alt y Leon Talley falta ná.

Pelayo, aprende, í‰STO si es una invitación de un desfile importante
Pelayo, aprende, í‰STO si es una invitación de un desfile importante

6 – Si es gratis, es para tí­: Si lo ponen gratis es para que te lo lleves, porque los diseñadores son así­ de majos y el merchandising de los desfiles mola mogollón. En cuanto a la regla de “un objeto gratis por persona”, sólo se aplica a la plebe, y tú, a estas alturas, estás muy por encima. Como poco, 3 de cada cosa y si alguien te dice algo en plan “¡Uno por persona, so gorrón!” mí­rale con gesto desafiante y dile que te has quedado con su cara y que no espere volver a trabajar ahí­ nunca más (si mientras dices esto arramplas con varios goodies conseguirás un efecto dramático, o que te llamen hijodeputa). Pero no debes limitarte solo a “lo gratis”. No. En casos especiales se aplica la regla de los hoteles: Si no está adherido/atornillado/encadenado, puedes llevártelo. Consejo: Lleva siempre bolsos grandes (olvida la mariconera).

Es más, según comentan en internet, este año en CMFW (¿o era sólo Cibeles?¿cómo coño lo llaman ahora?) acreditaron a varios bloggers (Chlí¶e, ve informándote de a quien hay que untar para conseguir una acreditación de esas y vamos todos a ponernos moraos’) y digamos que se juntó el ayuno con las ganas de no comer, mucho “¿cómo es que me sientan en la última fila a MI? y también hubo bastante de “este diseñador sólo saca mierdas secas, pero luego en la fiesta le diré que me mola mucho su colección, ¡a ver si cae algo!”, además de llevarse hasta la moqueta, y lo que no es moqueta también (el stand del vodka Grey Goose parecia la Plaza Roja tras la revolución de octubre). Si a eso le añadimos que metieron a dos cerdos vietnamitas (con abrevadero, para los cerdos) y que Cibeles se celebra en IFEMA comprenderéis ligeramente porque la moda española no acaba de chutar y porqué Anna Wintour (ver punto 1) no se molesta en plantearse venir a España a ver un desfile.

7 – Haz que las tendencias te sigan a tí­: ¿Te imaginas tener que estar seis meses esperando a ver que se lleva? Calla, menudo atraso. Mezcla y vencerás. ¿Que tienes un jerséis de ochos de cuando tu abuelo iba al bancal a por espárragos? Pues lo mezclas con el kilt aquél que se dejó el estudiante de intercambio en tu casa y ya tienes un estilismo. Consejo: Nadie tiene porqué conocer la procedencia de las prendas (es más, cállate como una puta lo de tu abuelo y el bancal)

Nada de estilo andrógino, se lleva el misógino ambiguo
Nada de estilo andrógino, se lleva el misógino ambiguo
La actitud que Bryanboy irradia en esta foto es tremenda. Más que palparla casi la puedes masticar y todo
La actitud que Bryanboy irradia en esta foto es tremenda. Más que palparla casi la puedes masticar y todo

8 – Be vintage my friend: Y el séptimo punto me trae al octavo. El vintage. Ese concepto tan coñobernardizado que igual te lo encuentras en Vogue Francia que en el boletí­n informativo de la asociación de vecinos de tu barrio. ¿Qué es vintage? Oficialmente todo aquello diseñado entre los años 1920 y 1980. Pero eso es un criterio muy rí­gido que no tiene en cuenta los vaivenes caprichosos de la moda. Por eso os paso este cuestionario que os vendrá al pelo.

  • ¿Tiene agujeros?
  • ¿Parece viejo?
  • ¿Perteneció a tus padres/abuelos?
  • ¿Se compró en un mercadillo? (En uno molón, no en uno de esos con manteros y “3 ajos un lero, neeena, ajo sanjuanero, rico, gordo y colorao”)
  • ¿Lo primero que pensaste cuando lo viste fue “¡Jo-der!¡Qué cosa tan fea!”?

Si has contestado SI a una o más preguntas, amigo mí­o, eres el orgulloso dueño de una prenda vintage ¡enhorabuena!

9 – í‰chale morro: Esto viene a resumir un poco los tres últimos puntos. Sabrás que tienes muuucho morro el dí­a que te vistas mal a conciencia y puedas empezar a decirle a la gente lo hortera que es por la calle y a grito pelado. Si no te tiembla la voz y no sientes la necesidad urgente de esconderte en un callejón hasta la puesta de sol, ya estás casi listo.

Y ahora voy a reirme un rato
Y ahora voy a reirme un rato

Aquí­ vemos una tarjeta “presuntamente” firmada por Anna Wintour. Digo lo de presuntamente porque sólo hay dos garabatos que forman una A y una W, pero lo más escalofriante es que está escrita a máquina (¡con máquina de escribir coño!¿que no os acordáis?¿Pero Olivetti no habí­a quebrado?) y en la que pone “Mis mejores deseos”. Claaaaro que si, nos creemos muchí­iiiisimo que ella misma se haya tomado la molestia de desempolvar una máquina de escribir para hacerte una tarjetica. Es más, estoy seguro de que Bryanboy va por ahí­ con el cuento de que Yves Saint Laurent le hizo una colección entera para el inspirada en Rusia. A otra perra con ese hueso, que esa historia ya la he oido dos veces por lo menos, y no quiero señalar.

10 – Publica un libro: El último paso es el que tiene que seguir toda tendencia: Llegar al gran público, ser mainstream. Pero claro, publicar un librooo… no es fácil, lo sé, por eso os dejo unas cuantas alternativas.

  • Consigue un blog de moda en la edición digital de algún periódico importante.
  • Colócate como comentarista de moda en un programa de televisión. No uno serio (por lo menos en España no hay ningún espacio televisivo donde se hable de diseño que no provoque vergí¼enza ajena), puede ser en uno de esos de por la mañana, de ésos en los que al público les dan un bocadillo, hablan de sucesos macabros y hacen un porrón de conexiones en directo.
  • Conviértete en una vieja gloria: Exige pase VIP en las discotecas, la mejor habitación en los hoteles y si alguien te dice algo amenaza con describir su negocio como “algo decrépito, pasado de moda y lleno de pederastas violadores yonkis abortistas” en tu blog.
  • Cómprate un dominio de internet y conviértelo en tu blog: tunombre+unanglicismo.com. Ejemplos

marianorocks.com

marujitadiazlovesme.com

brí­gidaisinfashion.com

Y a vivir.

A todo esto, se rumorea que Madonna (alias vaginadehierro) va detrás de Jon Kortajarena. Como aquí­ todos nos conocemos, esto huele a una descarada maniobra para acaparar una atención que en mi opinión no se merece, pero, ¿que opináis vosotros?:

a) Jon es de Tom Ford. Es más, en la nalga derecha tiene una T y una F tatuadas, y si la tocas, aparece el señor Ford vestido con batí­n de raso

b) No no, está con Madonna, que yo lo sé porque hablo con ella los fines de semana y vamos al mismo sitio a hacernos las cejas

c) ¿A quien coño le importa lo que haga Madonna?

Opinad, ¡coñe!

La fiesta del MET

Aunque Blackwell haya muerto, las famosas siguen compitiendo por ver quien es la más hortera y la peor vestida. La fiesta del MET es sólo una excusa barata por ver quien puede ser la más mamarracha.

A los famosos les gustan las fiestas porque hay alfombras rojas, y a nosotros nos gustan las alfombras rojas porque así­ los posts nos salen como churros.

De vez en cuando el museo Metropolitan de Nueva York hace alguna exposición relacionada con la moda, van los diseñadores, las modelos y los famosos en general. Normalmente suelen ir bastante decentes, pero parece que hay algo en el agua de Manhattan que está afectando a los famosos.

¡Aparcacoches! Nada de hacer el fitipaldi, y sepa que llevo las monedas contadas
¡Aparcacoches! Nada de hacer el fitipaldi, y sepa que llevo las monedas contadas
Un homenaje al merengue
Un homenaje al merengue
¡J-O-D-E-R!
¡J-O-D-E-R!

¿Por donde empezar? í‰stas son solo algunas de las perlas que pudieron verse la pasada noche. El negro hiperbólico es André Leon Talley (o como coño se escriba) y me ha dejado sin palabras, de hecho, cuando me recupere del shock le dedicaré un post.

Pero vamos a entrar en materia.

¡Hics!¿Dóngde está el ssshofer?
¡Hics!¿Dóngde está el ssshofer?

¡Alguien se lo ha pasado de puuuta madre en la limousina! A mi se me ha caido un mito, ¡Rose Byrne, con lo apañada que vas de ejecutiva agresiva en Damages!. Selma y Anne también se han pasado tres pueblos

Aquí­ hay tela pa' cortar
Aquí­ hay tela pa' cortar

¿De qué sirve ir a clases de Pilates si luego te pones una bolsa de basura? No lo entiendo. Ojo con mirar a la de amarillo más de 3 segundos, puede caeros una maldición.

Longwhoria
Longwhoria

¿Soy yo o cada vez se parece más a una rata?

¡Seguridad!¡Acaban de entrar dos perturbados!
¡Seguridad!¡Acaban de entrar dos perturbados!
Tommy Hilfiger, sus piños y su esposa
Tommy Hilfiger, sus piños y su esposa

La señora Hilfiger en realidad se llama, atención, Dee Ocleppo. Me inclino a pensar que es una coña privada. Como Pua.

¡Guau!
¡Guau!

¿Puede una hermana Olsen ir bien vestida a una fiesta? La respuesta es sí­. Ashley Puede.

O quizás no
O quizás no

Hasta aquí­ lo “normal”. Ahora si, estamos llegando al hueso, y si, solo faltó Tilda Swinton.

¿Qué coño  has hecho con Bleeir Gí¼aldorf?
¿Qué coño has hecho con Bleeir Gí¼aldorf?

Espero que ésto solo haya sido un traspiés.

1241511974_extras_albumes_0
¿De qué sirve ser la editora de Vogue si vas con un traje del SEPU?
Es tan antiguo que hasta podrí­a estar de moda
Es tan antiguo que hasta podrí­a estar de moda
¡Major!
¡Major!

¡Así­ si!¿Ves como con la boca cerrada estás menos fea?

¡Que no!¡Que los ochenta han muerto!¡Superadlo!
¡Que no!¡Que los ochenta han muerto!¡Superadlo!
Joer mama, yo quiero estar en casa subiendo fotos al Badoo y hablando con el Bola
Joer mama, yo quiero estar en casa subiendo fotos al Badoo y hablando con el Bola
¿Brooke Shields o Paca La Piraña?
¿Brooke Shields o Paca La Piraña?
Aplí­cate el cuento, Tyra, ¿O deberí­a llamarte Tyron?
Aplí­cate el cuento, Tyra, ¿O deberí­a llamarte Tyron?

Por último, en toda fiesta que se precie tiene que haber algún chalado que se autoinvite y provoque vergí¼enza ajena. ¿Adivináis quien fue el de esta fiesta?

A la mañana siguiente a Lourdes Maria le dieron pal' pelo en el instituto
Madonna, haciendo lo que mejor sabe, hacer que hablen de ella sin tener nada interesante que contar.