Nightmare busted II: Esther Cañadas

Vuelve la sección Nightmare busted, tan apreciada por nuestro fiel público. Después de mucho tiempo, regresa con una nueva edición protagonizada por el caso más saynotosurgery que ha criado nuestra patria.

Esther Cañadas ya conoce nuestras páginas, pero hoy es el dí­a que recibe su propio espacio. Primer disparo:

Mostrar imagen

Siempre hemos visto sus morros como un par de pepinillos agrietados, pero rara es la vez que se ve tan claramente lo inflados que los tiene. Un ejemplo es esta esperpéntica publicidad para DKNY con su ex:

Mostrar imagen

Mostrar imagen

Es en fotos como estas donde se reconoce la gravedad del asunto. Aquí­ no salen agrietados, o bien por retoque fotográfico o porque se pasó una plancha ardiendo en la boca para alisarlos, pero este perfil de pato queda indigno en una súper modelo, sólo puede quedar gracioso si estás loca y te compras tú misma la silicona en el Lidl y la dosificas sin medida por donde se te ocurre, como hace Amanda Lepore:

Mostrar imagen

Lo tengo todo grande: las gafas, los morros, las tetas… por eso soy grande

Pero no sólo sus labios suponen un problema. Una mala combinación de morros, ojos y nariz feos pueden convertir un gesto natural como una inocente sonrisa en una fiesta de terror. Primera toma, aire digno a Paloma Zorrilla, mirada tranquila:

Mostrar imagen

¡Pero aquí­ llega la toma del horror! No veí­as nada tan flipante por aquí­ desde Micaela Romanini:

Mostrar imagen

Todos los pliegues de su cara se colapsaron, no supieron dónde colocarse antes de que llegase el flash pero, demasiado tarde, ya hay una nueva horrible instantánea en la vida de esta chica.

Iba bien vestida, bien maquillada, bien peinada, seguramente bien perfumada, pero Esther necesita una segunda oportunidad, una nueva vida, un doctor Chams o un lo que sea para volver a ser aceptada. De momento, sacamos alguna instantánea suya para el estudio de la evolución biológica de nuestra especie:

Mostrar imagen

Es Ther: la extraterrestre.