Alice: el monográfico

By popular demand diseccionamos a Alice Dellal.

Damos carpetazo a una cuenta pendiente con esta segunda entrega de ESPANTO EN LA PASARELA. Si el primer fascí­culo te puso los pelos como las patillas de la Pantoja, prepárate para presenciar la decadencia y el horror hecho modeli. Si te entra un dolor en las meninges échale la culpa a B. y a lo que tengo de morro lo tengo de potorro por sugerir semejante idea (We love you, bitches!)

Existen dos tipos de modelos, las que pretenden convertirse en un icono de la moda y la estética a un nivel más o menos amplio y las que se empeñan en parecer vagabundas recién salidas de debajo de un cartón (las excepciones son Erin O’Connor, que pretendió pertenecer al primer grupo y acabó cayendo de cabeza en el segundo y Alec Weck, que es como una masai perdida en la quinta Avenida). Adivinad en qué saco hemos de meter a Alice Dellal

alice pelu

Ay, madre, qué mal me ha sentao la garrafa de Casón Histórico

Alice nació en 1987, y pronto se propuso ser la Moss de las nuevas generaciones. Sus méritos por el momento se limitan a cuatro fiestas con Pierre Casiraghi y un contrato con Mango (que para mi es como desfilar en el Carrefour, qué quieres que te diga…) La chica adelgazó todo lo que le permitieron los genes y se compró la Enciclopedia Hilton-Spears edición bolsillo. Como todas las ricas herederas (otra que tal, ya que heredó una pasta gansa de su padre, Jack Dellal) hizo suyo el lema “todo por la tocha” y se dejó fotografiar en las situaciones que más favorecí­an a su reputación y a las posibilidades de conseguir una portada en el Vogue.

set112

En la pic no sabemos si la amiga está con esa cara de sufridora porque se teme que Alice no la va a acompañar más a misa los domingos o porque se le ha desparramao medio gramo la fanta naranja… Lo importante (y la razón que nos hace conservar la esperanza de recuperación de esta elementa) es que la raya de coca extraña sustancia a la derecha de sus pantallas está meticulosamente dispuesta sobre un deuvedé. Conclusión: estas chicas ven documentales antes de perderse.

Divina la funda del sofá; el cuadro vichy nunca falla.

Vale, vale, vale… hablemos de su pelo; hablemos de su estilismo en general y dejémonos de polladas. ¿Por qué alguien puede tener interés en parecer a kind of   Natalia Verbeke recién salida de un barrio chabolista ? ¿Por qué da la impresión de que le ha cortado la matapelo Ruper I need you puesto de laca Nelly después de tomarse unas cañitas con el viudo de Rocí­o Dúrcal?

alice dellal

¿Por qué coño va disfrazada de hija de Zapatero disfrazada de figuranta en El quinto elemento? (Es el chascarrillo recurrente de la semana y no me gusta ser menos que mis compañeros de redacción, pasalgo?)

Y, ¿de qué fauna puede rodearse la Dellal para disimular su falta de gusto? Pues de otras mamarrachas amantes de combinar la ropica como Chiquito de la Calzada en sus años de bonanza. Sin sentido, vamos…

Let’s see.

henry holland, alice dellal, pixie geldof

Henry Holland y su americana ígatha Ruiz de Whatever, Pixie Geldof y su careto de colgada y… otra tipa. Alice parece normal y todo en ese photo call de absurdas (btw, bien merecen sendos artí­culos)

¿Hay algo peor que ser una guarra? Sí­, tener pinta de guarra.

alice dellal

Cuanto daño ha hecho la Winehouse

alice jacket

De tobillos para abajo bien podrí­a ser la Beckham pero le delata la chupa llena de liendres. Por cierto, menudas patorras…

A pesar de todo, por mucho que pueda pasarme vomitando con las instantáneas de esta moza tarde y media me sigue alucinando el mismo factor, que no por obvio es menos sangrante: Alice lleva media cabeza rapada. ¿Es esto el futuro? ¿Es esta la imagen del hombre postmoderno? ¿Raparse medio bolo será un sí­mbolo de status para las generaciones venideras? ¿Estamos errando en nuestro camino al dejarnos los cuartos en el Marco Aldany? ¿Un rosa o un malva?

We want to know!

alice head

Oigan! Keoki se toma unas vacaciones otoñales ahora que no quedan alemanes en las playas!

Volveré después de los comersiales con más famosas que se parecen a whatever, crónicas en exclusiva y peticiones de nuestra audiensia.