Carmen Lomana fuma porros

Carmen Lomana es una porrera

Efectivamente, es el titular del mes. Así­ se confiesa Carmen Lomana en una entrevista que concede en Capri (sí­, donde el anuncio de Martini, aquel sitio con tanto glamour) a Jorge Javier Vázquez al diario del marido de ígatha Ruiz De La Prada.

De vez en cuando sí­ que me fumo alguno. Pero no soy una porrera, ¿eh? Y tampoco me gustarí­a que en la entrevista le dieras mucha importancia a eso, porque mi madre es capaz de cogerse un avión y darme dos guantazos.

Pues ya puedes ir preparando una bolsa con hielo, querida, porque se va a enterar todo San Sebastián y todo Michigan gracias a los lectores de Fug And Busted que van a ser tan amables de enviar este artí­culo a Twitter y a todos sus contactos del Facebook. ¿A que sí­, queridos?

Además, con foto y todo. Hemos conseguido la foto exclusiva de Carmen que lo demuestra:

Carmen Lomana fumando un porro

Es fuerte, ¿eh? Pues aún hay más. Carmen Lo Mónaco se ha confesado pepera, en la entrevista, cuando Jorge Javier le dice que “hay quien sostiene que España está al borde de la deflación“:

Zapatero no ha tenido nunca un buen equipo económico, es experto en decir cosas bonitas y parece que la gente se traga lo que le echen. ¡Hace una polí­tica panfletaria! Como sigamos así­ nos van a acabar echando de la Comunidad Europea.

No sabe quién es Leire Pají­n, ni sabe que la comunidad europea hace ya tiempo que cambió de nombre, pero sí­ sabe, en cambio, mucho sobre economí­a. Respetamos su opción polí­tica, pero nos sorprende que, a cambio, tenga en tan buena estima a Esperanza Aguirre:

Es una mujer muy trabajadora que sabe formar buenos equipos. Conozco a mucha gente que trabaja con ella y está encantada.


Suponemos que conocerá a altos cargos asignados a dedo, y no a trabajadores de hospitales públicos. Con Carmen aterriza en FNB la discusión polí­tica, servida en los comentarios. Queremos ver si sois capaces de llegar a la altura de los protagonistas del serial veraniego ‘Santiago El Mayor’.

Carmen Lomana se enfrenta a Fug And Busted

Jorge Javier, en un ejercicio de discreción, le ha preguntado su edad. Carmen, muy tensa, le ha contestado que “la pregunta es muy innecesaria” y que, “desde luego, no los 60 que van diciendo por ahí­”, en clara referencia a nuestro artí­culo sobre su edad.

El entrevistador, muy informado en nuestras páginas, le preguntó sobre el rumor que FNB recogió acerca del supuesto levantamiento amoroso que Carmen le hizo a Naty Abascal:

Jorge Javier: Quizás ha llegado el momento de desmentir una de las innumerables leyendas urbanas que circulan sobre usted: dicen que le levantó un novio a Naty Abascal.

Carmen Lomana: (Leve silencio aunque tenso) Yo jamás le he robado un novio ni un marido a nadie. Cuando salgo con alguien lo hago porque sé que está libre. Nunca me he metido en la pareja de nadie porque tampoco me gustarí­a que a mí­ me lo hicieran.

J. J.: Al hablar de Isabel Preysler la he notado muy afectuosa pero ha sido pronunciar el nombre de Naty Abascal y se ha puesto en guardia inmediatamente.

C. L.: (Seria) No me saques ese tema. No quiero entrar ahí­.

Es oficial que le levantó el novio a la Abascal, ya no por su tensión, sino por la respuesta donde se intenta justificar a sí­ misma. No nos la cuela.

Carmen sólo liga con jovencitos

Es lo que se desprende de sus palabras, cuando se le pregunta por sus gustos masculinos:

A los mayores ni les cojo el teléfono. Y si me apuras, a los de mi edad, tampoco.

A Carmen le van jovencitos, algo muy tí­pico de ancianas como Gina Lollobrigida, Sara Montiel, Maruja Dí­az o Ana Obregón, pero no tan tí­pico en alguien que se supone que no ha llegado a los 60.

Tan jóvenes, suponemos, como el universitario que le ha hecho su famosa tesis doctoral:

Un dí­a me llamó un chico de Galicia que estaba haciendo una tesis sobre la moda, el lujo y las fiestas y me contó que ninguna de las personas a las que habí­a llamado quiso atenderle. Le recibí­ en casa y fue fascinante porque me encontré a un chico bohemio con una conversación extraordinaria. Hablamos de los griegos, la oratoria, Sócrates, Voltaire, los enciclopedistas franceses.

Esto, unido a su refinado gusto por la ópera y la economí­a internacional, nos hace pensar que quizá no es tan idiota como podamos pensar.

¿Quién conoce a la verdadera Carmen? ¿Cuáles son sus secretos? No nos importa. De momento, dadle a los botoncitos de Twitter y Facebook y enviad la noticia, que esta semana alguien se va a llevar un par de hostiajas por porreta, y no es Pocholo.