Burns and busted

Existe una Ley Cósmica que pende sobre las cabezas de las celebrities made in UK, dispuesta a machacarlas a la mínima oportunidad. Es la Ley que incita a George Michael a churrupar penes en parkes cual bakala sin kely y luego quedarse sopa en su coche tras el porrete de rigor. Es la Ley que impulsó a Boy George a desarrollar tres papadas superpuestas y a acabar copiando estilismo a King África.

Y si un sepia como Boy George acabó así, miedo da imaginar el futuro del hombre al que Boy copieteaba con más voluntad que éxito: Pete Burns, cantante de los Dead or Alive.

En una época donde los niños gastaban tanto o más en laca que las niñas, Pete Burns llevó aún más lejos el término ‘andrógino’. Viendo su evolución estética hay momentos en que Pete talmente parece mi prima Alicia, aunque el hombre siempre ha mantenido que ni siquiera se considera travesti. Que él se pone esa ropa porque le mola y no hay ningún rollo sexual de por medio.

Es que si me apuras, hasta podemos vislumbrar la génesis de Mónica Naranjo, oxe.

El grupo de Pete Burns, los Dead or Alive, son basicamente conocidos por el eterno clásico ‘You Spin Me Round (Like a Record)’. En 1985 podías ver en el ‘Tocata’ un videoclip que merece ser rescatado del olvido en el que Petey perfomeaba like this:

Luego vino el proceso clásico de las ‘one hit band’ y todo el mundo se olvidó de los Dead or Alive hasta que volvieron en el 2003 con una nueva versión del tema, en el que Pete nos recibía con esta cara.

Si en los 80 Pete Burns era un andrógino espaviladillo, en los 00 es toda una tranny pero, insistimos, sin serlo (que es lo que nos fascina y enloquece). Yo de Pete no bajaría nunca las escaleras por delante de RuPaul…

El nuevo aspecto de Pete es definitivamente busted. En algunas fotografías, killer totales, parece una jodida muñeca hinchable.

Es más… incluso se comporta como una jodida muñeca hinchable.

Pero este aspecto tiene una razón bastante dramática. En estas páginas nos hemos reído mucho de cosas como el pezón chapucero de Tara Reid. Pero los carniceros plásticos metidos a carniceros han destruido más de una vida. Pete Burns ha contado recientemente su dramática historia en un programa llamado, fastuosamente, Pete Burns’ Cosmetic Surgery Nightmares (el video es para mayores de edad, por lo que hay que estar registrado y autentificado en Youtube para verlo).

Este documental es la consecuencia de la resurrección pública de Pete Burns, gestada en el ‘Celebrity Big Brother 2006’, en que se dedicó a sembrar la polémica con su lengua viperina y a sacudir los cimientos de la rosada nación británica al ostentar un abrigo hecho de piel de gorila (algo ilegal además de inmoral).

De hecho esa edición del Celebrity Big Brother (nuestro Gran Hermano VIP, pero bien hecho y con interés) debió ser divertidísima, ya que también estaba Dennis Rodman en la casa (what???) y al final ganó Chantelle, una rubia que ni era famosa ni era nada, que la metió la organización ahí en un gracioso ejercicio de autoconsciencia.

Como podéis imaginar, un personaje tan fug y tan busted grabado durante 24 horas puede dar mucho de sí. En FNB nos quedamos con esta imagen, que fuera de contexto resulta deliciosa, y aún más entrañable si tenemos en cuenta que el ridículo de rojo es un político inglés de seriedad contrastada.

De todos modos, como siempre hay un youtube para un descosido, aquí tenéis el video resumen que de los momentos más Burns del Celebrity Big Brother, aunque desde FNB recomendamos seguir el proceso completo de ‘eviction’, partido en tres partes.

We love you, Pete!!

Me pongo tó cerda

En estas rosas páginas nos hemos preguntado muchas veces qué comen las celebrities. Bueno, de hecho nos hemos cuestionado si comen.

Pues sí. Por lo menos las Olsen sí.

Pero wait… Ese pelismo, esa pose estudiada, esa luz benigna, esos platos sin mácula, esa mirada perdida en la lontananza… ¿Pretenden engañarnos con semejante artificio? ¡No ha nacido la Olsen twin que pueda dárnosla con queso!

¿Veis? Así es como come una Olsen. Vestida de abueli pordiosera, con pelos de loca, y unas gafas enloquecedoras. ¡Si es que las puede usar de platos, coño!

Nicole Ritchie es otra de nuestras protegidas (sí, Nickie, te queremos). Por eso nos preocupan sobremanera estampas como estas:


Sí, es Nicole Ritchie manejando comida. Pero… ¿no os fascina el hecho de que es la única persona sobre la faz de la Tierra que parece que VOMITE la comida en vez de ingerirla?

Comparemos a Nicole con personas que sí que disfrutan de la comida:

Esa Cynthia Nixon que repliega su papadilla para hacer sitio al sabroso bocado, mientras cierra los ojos, golosona.

Esa Heidi Klum que desencaja su mandibulita para cascarse una burger (que parece hecha del mismo plástico que las de las Olsen de antes).

Esa Giselle Bunchen que encarna lo de ‘ponerse tó cerda’, tanto por la pasión que le pone a la pizza como por su batuqui de pilingui.

¿Veis? ¡Si es que en FnB somos buenos!

Bueno, por lo menos hasta ahora…

Terminamos con una imagen bastante desagradable (y esto lo digo en serio, supongo que los lectores más veloces con el scroll ya habrán visto lo en serio que voy).

Nada que ver con la tierna estampa con la que iniciábamos este post, aquí tenemos a Keanu Reeves vomitando. Sexy, sexy!

Sudar la camiseta

Muchas veces nos pasamos con los famosos, siendo crueles sin necesidad. Decimos que si no hacen nada, que vaya morro tienen por cobrar por hacer cuatro chorradas, que yo también quiero trabajar sólo dos meses al año e irme de fiestas los otros diez…

Pero, niños y niñas, los famosos también sudan la camiseta.

Por una vez ponemos una foto de Fergie con cariño. Porque la chica podrá ser todo lo jorterísima que se quiera, pero ahí está ella, dándolo todo sobre el escenario. Entregada. Sin cortarse con la coreo a pesar de tener la sobaquera hecha una piscina. Nana Mouskuri no tiene que preocuparse de estas cosas, ¿eh? Pero las artistas polivalentas como Fergie… pues… tampoco.

Otra que suda del tema (qué gran juego de palabras) es Mel C. Como se puede ver, el éxito de tu carrera en solitario no se mide por la cantidad de sudor que te dejas en el escenario. Y es una pena.

De todos modos, en fugandbusted no caeremos en la burla fácil sobre el sudor de personas humanas que se ganan las habichuelas haciendo giras veraniegas en pueblos perdidos de la hand of God. Al fin y al cabo, mola ver ahí a tu artista prefe sudando en el escenario, en un rollo super orgánico y básico.

Una variante del sudor ‘todo por los fanes’ es el que nos ofrecen nuestros famosos al saludarnos como plebe que somos.

Este gesto engrandece a Tom. No sólo por dignarse a mirar a la chusma (esa que no lee a L. Ron Hubbard) sino que, en un gesto de empatía, muestra su sudor de humano. Tom, eres perfecto hasta por eso. Te adoramos.

Lo peor es el sudor fuera de contexto. O más aún, el sudor en esos momentos comprometidos en que has asumido el reto de estar siempre perfecta.

Te curras el pelismo, te maquillas de los pezones a la base del pelo para tener un tono uniforme, ensayas la sonrisa ante el espejo… pero… ¡pam! Sheryl Crow, cielo, ¿quién te dijo que sería buena idea ponerte este vestido?

Alicia Silverstone consigue lo imposible: que se note esa mancha de sudor en un vestido claro, que es de un tono parecido al de su cara, que es de un tono parecido al de su pelo, que a su vez es de un tono parecido al del fondo del photo call. Y a pesar de ese rollo camuflaje… ¡yuju! I’m sweating!

Hablando de photo calls, aquí tenemos uno que Juliette Lewis desaprovechó estrepitosamente. Porque mira que, para lo que es ella, iba mona. Pero claro, esa camiseta ‘reality bites’ es traidora. Consigues no parecer una yonki (enhorabuena) pero pareces una guarra. Y si ya nos ponemos a visualizar los pelillos sobaquiles ahí todos pegoteados y tal… yuuuuuks!

Como creo que Kelly Osbourne sale poco en nuestro blog (es que sería taaaaan fácil….) reivindico su figura con esta fotografía. Además, que la chica ha aprendido a ir discretita, ¡caramba!

Otra que hacía tiempo que no salía en nuestra página. Que la mancha de sudor sobaquero no os distraiga de lo importante de la foto: ¿qué significa esa mancha harinosa? Ya puesta a rebozarse, podría haber usado un desodorante con microtalco. Que puede que el vestido sea de Karl Lagerfeld, pero más vale dejarlo hecho un Cristo por dentro que no… esto.

En esto del sudor los hombres se llevan la peor parte. No en vano tienen más grasillas y además, se ven forzados a vestir con trajechaqueta hasta en el día más tórrido de verano. Y no me digáis que la chaqueta es, precisamente, una bendición para disimular las humedades.

Steve Carell, ‘virgen a los 40’. Pues no nos extraña que no se te acerque nadie, sweetheart.

Otro error ‘generación x’. ¡A ver si aprendemos que las prendas ceñidas son peligrosas!

Terminamos con dos pesos pesados…



Sobre el primero tengo poco que decir. Pero es que sobre el segundo no voy a decir nada… En el fondo, somos piadosos…

Janet’s party

Janet Jackson está delgada de nuevo. Y para celebrarlo, ha sacado un disco.

Bueno… O ha sacado un disco aprovechando que está delgada. O ha adelgazado para sacar un disco… Whatever! Basicamente, nos la suda Janet, más que nada porque de ella (musicalmente hablando) sólo conocemos ‘Together again’ y el duet que hizo con su hermano (scary!!!).

Lo que nos importa en esta página tan rosa es que Janet hizo una fiestuqui de presentación en el club Tao de Las Vegas e invitó a sus amiguitos et amiguitas. ¡Generosa!

Podquez unashika selente… ¡hics!
Y no usamos la imagen de Paris en vano. No os penséis que nos cebamos en la chica, asociando su alcohólica imagen a cualquier guateque que se monte. No.

Resulta que Janet y Paris… ¡¡¡¡son amigas!!!!

O algo… teniendo en cuenta las caras de absoluta neutralidad que ponen en esta foto de amiguissimas:

De diva de la canción a diva de la canción

Bueno, de hecho Paris lleva la misma cara de siempre, que ya sabemos que posa invariablemente con esa sonrisa entre de tonta y de cocida.

Aprovechamos también para censurar el modelo de Janet. Ella tan rompedora y moderna, pensando cómo ser la star de la fiesta y no se le ocurre otra cosa que copiar a Kylie en el ‘Can’t get you out of my head’ (¿hay alguien que no copie a Kylie, for God’s sake?).

En fin… Janet, eres una absurda, que lo sepas.

Seguramente los fieles lectores de nuestra columna (rosa) ya deben imaginarse cómo acabaría Paris en una party… y llevando faldas.

Pues sí.

¡Que de quiedho, tía! ¡Te quedhoooooooo!

Gracias a las party girls los pobres mortales a los que jamás de los jamases invitarán a una fiesta en el Tao hemos descubierto una Verdad Fundamental: ¿who the coño necesita una invitación a vuestras fiestas, celebrities cutres? ¡Para verle las bragas a Paris (o el cunt a Lindsay) me quedo en casa!

Claro que luego ves que a la fies fue Jeremy Piven y te jode el argumento.

¡Y que nadie ose criticar la camiseta cutre que lleva para ir a una fiesta! ¡Si lo que queremos es que se quite toda la ropa!

Kate Bosworth se destapa

No sabemos si con ‘Superman Returns’ Kate Bosworth habrá conseguido la fama y la gloria eternas o se quedará en una party girl crecidita. Por lo que podemos observar la chica ya tiene suficiente consciencia de estrella como para poderse permitir un lujo semejante:


No es ya que la chica esté en los huesos. Eso, lamentablemente, está a la orden del día. El rollo es que no sólo se pone un escote para que admiremos su hermoso esternón (yuks!) sino que, además, se inclina lo suficiente como para que podamos comprobar cómo le dejaron el ombligo al nacer.

Aunque bueno, por más despreocupación fug que reúna la Bosworth, nunca NUNCA será capaz de igualar el sudamiento de coño que muestra Cher al salir a la calle:


Esto es una diva y lo demás, advenedizas. ¿Quién es capaz ahora de reirse de los chándales de Madonna? Si es que, incluso sin mascarilla, la rebequilla de Cher es MUCHO MÁS GRANDE.

Famosos: ,

¡ÚLTIMA HORA! El conejo de la Lohan

Una de las polémicas absurdas del late summer es si esta foto de Lindsay Lohan era un fake o era real.


En todos los blogs petardos como este había opiniones en uno y otro sentido. La polémica estaba servida, y el tono del acalorado debate se intensificó cuando apareció la supuesta foto original del evento.

Cabe decir que en FnB nos sudaba la pepitilla (que es la expresión más apropiada que se me ocurre para el contexto, aunque no la más afortunada, perdón) sobre si LeiLou iba o no con bragas a todo un estreno en el Festival de Cine de Venecia (que por eso la nena se está bajando de una lancha y tal y cual).

El verdadero drama es que Lindsay Lohan pueda visitar Venecia en plan “hola qué tal, soy una actriz con glamour”. Si es que Loulie, bonita, no te ofendas pero siempre serás una pedorra. Y no necesitamos fotos fake, ni siquiera verdaderas, para verte enseñando el chocharro como una ordinaria cualquiera. Porque en nuestras mentes siempre estás con el upskirt de tonta del coño.

De todos modos, debe ser duro ser el centro de una polémica sobre tu propio chirri que alcanza cotas mundiales. Lindsey, jartísima ya de especulaciones y chascarrillos, acaba de salir al paso de los cotillas y, apenas dos semanas después de lo de Venecia, ha dejado clara su postura en Londres. Ahí, acallando al personal in style.


Ole tu coño, Lin.

Famosos:

El infierno tiene varios círculos

A propósito del descenso a los infiernos iniciado por Guinevere, previously on fugandbusted, hoy nos marcamos un nuevo y dantesco viaje para hablar de Boy George.

Nuestros lectores más cachorrillos se estarán preguntando quién demonios es Boy George como para merecer nuestra infinita piedad y profunda lástima. Baste decir que en los 80 Boy era lo más grande. Tanto que hasta salió en un episodio de ‘El equipo A’, una proeza que, ahora que lo pienso, posiblemente tengamos magnificada sólo porque hemos visto siete veces el capítulo en sus múltiples reencarnaciones.

Bueno, to the grane.


Este es Boy George en su época de esplendor. Seguramente el 99% de la población no recuerda ni el nombre de la banda donde cantaba Boy ni el título de una sola de sus canciones. Pero quien más quien menos tiene presente el imposible look que gastaba, sólo comprensible en una época de horror estético como fueron los 80.

El problema de basar tu éxito en tu estética ochentera es que con el cambio de década tu rollo esperpento queda en evidencia. Pero claro, un Boy George sin sombrero ridi y maquillaje como para abastecer ‘Supermodelo 2006’ no es nadie. Así que Boy se inventó este look para su etapa más adulta.


Hasta aquí la parte menos espeluznante del post. Lo siguiente es caída libre:

Este es uno de los errores incomprensibles al elegir vestuario, sobre todo si dejas que te hagan una foto. ¿Los cinturones de la Knightley? Pues lo mismo.


Es decir: si sabes que has desarrollado una papada mantecosa y las bolsas de los ojos te cuelgan sin piedad… ¿why the hell te pones esa capucha que no deja escapar piadosamente la mirada hacia otro lado? En fin, gracias a Dios que entre donut y donut George tenía tiempo para seguir haciéndose las cejas

Y ahora viene el verdadero infierno de Dante para George, que no sé si estará en el círculo de los mentirosos, el de los ladrones o en el de los tontos de capirote. Porque el bueno de George tuvo la genial idea de denunciar un robo falso, supongo que para esnifarse el seguro en un par de fiestuquis. Su maquiavélico plan tuvo tanto éxito que no sólo la poli no se tragó para nada su cuento chino sino que además le pillaron una bonita cantidad de coca en su poder. Que es ese tipo de errores que ni Britney cometería, demonios.

Que la siguiente imagen os sirva de lección, pequeños. Lo llaman ‘trabajo comunitario’, pero en verdad quieren decir ‘INFERNO’.


Y lanzo una pregunta al aire… Si este que empezó más o menos bien ha acabado así. ¿Qué pasará con Pete Doherty?

Famosos: